El Marbella Club Hotel es uno de los lugares más lujosos del mundo
El Marbella Club Hotel es uno de los lugares más lujosos del mundo - J.J.M.
TURISMO

Mayordomos para los clientes más exclusivos del Marbella Club Hotel

El lujoso enclave comienza un programa personalizado de atención 24 horas para los clientes de las villas

Marbella Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las 16 villas de lujo del Marbella Club Hotel tendrán un servicio de mayordomo. Será una persona activa las 24 horas que se ocupe de cubrir todas las necesidades que tengan los huéspedes, alojados en estas lujosas mansiones dentro del propio hotel y con todos los servicios del mismo. El programa que pone en marcha este resort se llama «Anfitrión» y trata de hacer que sus huéspedes cumplan sus deseos con el menos esfuerzo posible. «Todo lo que nos pueda decir sobre sus necesidades y preferencias nos ayuda a crear una estancia llena de pequeños detalles que no pasan desapercibidos», apunta como objetivo Julián Cabanillas, director del hotel.

Al mayordomo se le pueden pedir los caprichos más insospechados, desde un chef especialista en comida saludable a un paseo en globo. Reservas clases de yoga, plaza en el Kid’s Club para los más pequeños o una salida náutica. Será este «anfitrión» el que se ocupe de todo en unas villas que pueden llegar a tener un precio de 30.000 euros la noche, como es el caso de Villa del Mar, donde se alojaron estrellas mundiales como Lenny Kravitz o Lady Gaga.

Es un proyecto para que el cliente tenga incluso lo que no sabe que quiere. «No se trata solo de darle al cliente lo que nos pide, sino anticiparse a lo que ni siquiera sabía que quería», señala Cabanillas, que explica que es «un servicio discreto y eficaz, sin perder la cercanía».

Y es que este tipo de atención es uno de los sellos identificativos de este hotel desde que lo creara el príncipe Alfonso von Hohenlohe hace ya 65 años, cuando amplió Santa Margarita para convertirlo en uno de los mejores resorts del mundo y acoger las visitas de sus amigos. Fue promulgando por el mundo las lindezas de Marbella, entre la alta sociedad americana, asiática y europea, hasta que consiguió que llegaran miembros de casas reales, familias de la alta aristocracia europeal banqueros o altos cargos de gobiernos y las estrellas de Hollywood, que encumbraron a Marbella.

Lugar para estrellas

En aquellos años, el príncipe Alfonso estudiaba en California y se codeaba con los por entonces ya mitos del cine como Cary Grant o Brigitte Bardot, que fueron algunos de los ilustres visitantes. Quedaron sorprendidos por un lugar virgen a orillas del Mediterráneo, rodeado de olivos y naranjos donde el sol iluminaba las esencias de una Andalucía que estaba por descubrir.

Es cuando nació la idea de ser el «anfitrión perfecto», que el príncipe Alfonso creó junto con su primo el Conde Rudi. En un hotel pequeño en el número de habitaciones se atendía a los huéspedes como en los antiguos castillos de la aristocracia alemana, de donde ambos procedían y en cuyas costumbres se habían criado hasta la invasión rusa. Eso fue combinado con unas fiestas grandiosas.

Eventos que eran auténticas experiencias para los asistentes con las cosas con las que contaban en el hotel: fiestas de disfraces en el Beach Club, salidas en grupo hasta la playa a lomos de burros o picnics en la zona de los olivos con actuaciones de flamenco. Aquello marcó el destino del resort, que ahora sigue evolucionando en una atención personalizada a cada cliente con un servicio de mayordomos.