Detención de uno de los sicarios suecos - ABC
SICARIOS

Caen otros dos sicarios suecos de la «patrulla de la muerte» asentados en Málaga

Fueron detenidos en Barcelona, al igual que uno de sus líderes el pasado noviembre que también vivía en la Costa del Sol para preparar un asesinato

MálagaActualizado:

Otros dos sicarios suecos de origen somalí estaban asentados en Málaga. Eran miembros de la llamada «Patrulla de la Muerte» de Estocolmo. La Guardia Civil les ha detenido en Barcelona en colaboración con la Guardia Urbana. Ha sido la segunda fase de la «Operación Dajir» contra esta peligrosa banda sueca dedicaba al tráfico de drogas, al blanqueo de capitales y a realizar ajustes de cuentas.

Con estas dos nuevas detenciones se ha conseguido desarticular totalmente esta organización criminal. Uno de los ahora detenidos, considerado «muy peligroso», formaba parte del grupo criminal de sicarios, que junto a otros tres criminales, se les considera responsables de la comisión de varios asesinatos relacionados con el narcotráfico en el país escandinavo. Estaba buscado por su implicación en la conspiración para cometer el asesinato de una persona en Suecia.

El pasado verano, los arrestados se fugaron de Suecia, donde eran buscados por la Policía. Viajaron hasta la Costa del Sol. Vivían en Málaga, pero se movían a Barcelona y cambiaban continuamente su lugar de residencia para evitar ser detectados. Sin embargo, una intensa labor operativa de vigilancias y seguimientos los localizó en Las Ramblas de la capital barcelonesa.

Fueron detenidos a medidos de enero, cuando transitaban por la vía pública. La Guardia Civil les puso a disposición de la Audiencia Nacional, que inició el correspondiente procedimiento judicial para su entrega a las Autoridades suecas.

La sanguinaria «Dödspatrullen»

En la primera fase de esta operación fue detenido en Barcelona uno de los cabecillas de este grupo criminal, tras la detención en Suecia de otros dos responsables de la organización. Estaba residiendo en nuestro país tras huir de Suecia al ser buscado por la comisión de numerosos delitos y mientras pretendía cometer un asesinato en la provincia de Málaga.

Fue la primera vez que se tuvo constancia de un posible asentamiento de la «Patrulla de la Muerte» sueca en España. Una violenta banda compuesta por ciudadanos suecos de origen somalí a la que se le atribuyen siete «ejecuciones», como ellos las denominan en las escuchas que se le han realizado. Asesinaban en luchas por el territorio o por el control del tráfico de drogas en Estocolmo.

De hecho la «Dödspatrullen» –nombre en sueco– es la principal organización criminal de la capital sueca. Estaba dirigida por cuatro jóvenes de edades comprendidas entre los 20 y 30 años, dedicados a fundamentalmente al tráfico de drogas desde España, sobre todo hachís, cocaína y drogas sintéticas, al blanqueo de capitales y a realizar ajustes de cuentas.