Antonio Guadamuro
Antonio Guadamuro - SUR
OBITUARIO

Antonio Guadamuro, adiós a la histórica voz de la radio malagueña

El locutor falleció este pasado viernes en el complejo asistencial de las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús de Málaga

MÁLAGAActualizado:

Al fondo de la redacción de Cope Málaga un ilustre rincón siempre guardará su memoria. «Es mi estudio», decía Antonio Guadamuro con orgullo cuando se disponía a hacer la tertulia de Semana Santa o se citaba con alguien para esas interminables entrevistas llenas de momentos, anécdotas e historia de la radio en Málaga. Antonio se ha marchado. Lo hizo el viernes a los 77 años. Será recibido por el Altísimo que tanto veneró. Su última estación en este mundo fue el complejo asistencial de las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús. Allí se apagó su voz después de un infarto y un ictus, que le retiraron de las ondas en febrero.

«Guada» ha apagado el micro después de una vida dedicado a narrar la vida de Málaga. Lo hizo superando los más complejos avatares, como aquella vez que contaron desde la calle la manifestación para pedir la Universidad a través de teléfonos públicos. «Algunos de monedita», comentaba risueño. Era un todoterreno deportivo con corazón cofrade. Su voz fue parte de aquella aventura que nació de Radio Popular para ser Cope un 1 de octubre de 1966. Era parte de aquel programa que anunciaba al primer niño que nacía cada año o fue el insomnio de miles de malagueños con el «Búho Musical».

Se convirtió en la voz del fútbol, tanto en Primera como en Tercera, contra el Madrid o el Barcelona y en un banquillo a pleno sol en un pueblo perdido de Andalucía. Daba igual, lo recordaba con el mismo cariño. Era parte de su historia, aquellos encuentros difíciles eran los que con más cariño contaba, donde las complicaciones técnicas eran superadas con ingenio. Contó el baloncesto y fue la voz cofrade por antonomasia, el decano de esta información que se convirtió en pregonero en 2016. Con el Teatro Cervantes abarrotado pregonó una celebración que reivindicaba con pasión.

Antonio Guadamuro en una narración del Málaga
Antonio Guadamuro en una narración del Málaga - COPE

Fue profesor, como lo recordarán sus alumnos de los institutos Nuestra Señora de la Victoria y La Rosaleda. Y eso se notó a través de las ondas, donde enseñó la tradición, que se queda un poco huérfana sin su voz. Será extraño no escucharlo en las retrasmisiones de Semana Santa, mientras se espera el paso de los tronos por las calles de Málaga.

No se escuchará la queja que en los últimos años formulaba sobre el respeto al paso de las imágenes. «El sambódromo», llamaba a la parte trasera de la Tribunal Oficial. Se ha ido el maestro que pedía mesura cuando se cargaban las tintas o el que agradecía una buena crónica y un buen reportaje cofrade, que a veces alumbraba contando anécdotas y curiosidades. Descanse en Paz.