Acceso principal al hospital de referencia de Huelva ABC
SANIDAD

Huelva encabeza el ranking de demora de primeras consultas y pruebas diagnósticas

Más de 20.000 onubenses engrosan las listas de espera, según la Plataforma «Huelva por una Sanidad Digna»

Actualizado:

Un año más, la provincia en la que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha tenido que dar marcha atrás por orden judicial en la fusión hospitalaria de sus centros de referencia (Juan Ramón Jiménez e Infanta Elena), vuelve a encabezar la lista negra de demoras sanitarias.

En el recién despedido 2018, Huelva roza los 4.000 pacientes con los el SAS está incumpliendo los Decretos de Garantías en primera consulta y pruebas complementarias, que se incluyen en los datos relativos al conjunto de Andalucía, con un total de 40.218 pacientes -entre los 5.632 de cirugía, los 23.768 que esperan ser vistos por un médico y los 10.818 por diagnósticos-.

Son parte de las grandes cifras que se recogen en la última estadística oficial, hecha pública por la Junta tras las elecciones del 2D, con el Ejecutivo andaluz en funciones y a las puertas de las vacaciones de Navidad: en la comunidad hay 26.033 pacientes más sin tener en cuenta la evolución de la última mitad del año.

Desde la Plataforma «Huelva por una Sanidad Digna» se avisa de que los datos emitidos hace dos semanas corresponden a junio de 2018, cuando las listas de espera son menores, antes del periodo de verano, y han pasado además por una sesión de «maquillaje». Según la portavoz, Paloma Hergueta, que ha criticado «el amaño» de los datos, se estima que en total hay más de 20.000 onubenses en lista de espera.

Con los datos oficiales como referencia, Huelva se sitúa en segunda posición de este ranking –tras Granada- en los tiempos de espera de primeras consultas e intervenciones quirúrgicas, y la tercera en la demora media de pruebas.

A la fecha del informe del SAS, un total de 3.797 onubenses estaban esperando a ser llamados para entrar en quirófano. Según la propia normativa del SAS que marca los tiempos para atender a pacientes de determinadas patologías, para el plazo de espera máximo de 180 días, permanecían a la espera 2.156 onubenses y otros 1.641 para el caso de las patologías que marcan el límite en 120 días. La media de demora en estos casos, se situaba a mitad del año en 82 y 70 días, respectivamente.

En el listado de Huelva, faltan los pacientes que sobrepasan los plazos para las intervenciones quirúrgicas que no se han publicado, cifra que según el colectivo, rondaría los 350 pacientes si la provincia estuviera en la media andaluza, pero que «debe ser claramente superior».

En cuanto a la espera para primera consulta del especialista, de los 15.243 pacientes de Huelva (22.962 en Andalucía), un total de 3.472 onubenses sobrepasan el decreto de garantías, con un tiempo de espera medio de 61 días.

Por centros hospitalarios, es el Juan Ramón Jiménez el de mayor demora, con 64 dias (9.483 pacientes), seguido del Infanta Elena, con 63 días de espera (3.975 pacientes), y de Riotinto, donde la espera media se sitúa casi a la mitad, con 37 días (1.785 pacientes).

En relación a las pruebas para hacer un diagnóstico, 331 onubenses superaban ya a mediados de año los 30 días de espera para que se le practicara alguna, del total de 2.022 pacientes en ese momento. La demora media rondaba los 24 días.

En este apartado, el Infanta Elena encabezaba la demora, con 178 pacientes en espera superando el plazo fijado por la normativa, por encima de los 128 del Juan Ramón Jiménez y los 25 del centro de Riotinto.

Solicitudes en cajones

Desde el colectivo se subraya «el maquillaje» de los datos, teniendo en cuenta que las cifras dadas por la Junta son medias (no demoras máximas), que «se abusa» de las listas de los pacientes transitoriamente no programables (intervenciones que a petición del paciente o por nuevas pruebas se quedan paradas en las listas de espera), además de que «hay agendas cerradas y solicitudes guardadas en cajones y que no se contabilizan los plazos para revisiones».

Desde la Plataforma se acusa de «mentir» a la consejera en funciones de Salud, Marina Álvarez, tanto por afirmar que los resultados de 2018 «eran mejores y que se habían reducido las listas de espera», cuando disponía de los datos preliminares que se conocen ahora, como por la publicación de los mismos el mes pasado, ya que la segunda parte actualizada de las estadísticas a final de año quedan fuera y «ni se les espera», dijo.