El líder de Vox, Santiago Abascal, durante su mitin en Granada.
El líder de Vox, Santiago Abascal, durante su mitin en Granada. - Ramón L. Pérez
Vox Granada

Santiago Abascal critica la «censura» en el debate de candidatos mientras Vox evita decir que «venía bien»

El líder de Vox ha arremetido contra la decisión de la Junta Electoral con promesas de acabar con «la España muerta»: «Nos quieren silenciados»

GranadaActualizado:

Santiago Abascal ha ofrecido este miércoles un mitin en Granada en el que ha criticado la «censura» contra Vox por parte de la Junta Electoral. «Nos quieren silenciados», ha dicho con tono victimista sobre la decisión de que su partido no participe en el debate de los cinco candidatos en Atresmedia. Sin embargo, Onda Cero, una de las radios de este grupo, ha revelado una conversación interna con directrices para evitar la polémica y que no se diga que les «venía bien».

«Han utilizado la manipulación, la violencia y la censura», ha aseverado Abascal esta tarde en un mitin en el Palacio de Congresos de Granada al que han asistido unas 2.000 personas, en plena crisis local, ante las que el líder de Vox ha arremetido contra «los medios de comunicación» y también contra «la derechita cobarde y la veleta naranja», en referencia al Partido Popular y a Ciudadanos: «Molestamos a todos. […] Por eso han impedido que participemos en el debate».

«Molestamos a los separatistas que pretenden la ruptura de España, molestamos a los progres instalados en la corrección político y molestamos la derechita cobarde y a la veleta naranja», ha insistido durante un discurso en el que Abascal ha ensalzado la identidad de España, con continuas menciones que han sido correspondidas con vítores y aplausos: «Esta campaña está despertando los mejores sentimientos y las mejores convicciones del pueblo español».

Una campaña, ha recordado Abascal, que arrancó en Covadonga y ha pasado por Granada «abrazando el potente simbolismo» de la Reconquista: «Porque nosotros no tenemos vergüenza de ser españoles». El presidente de Vox ha lamentado que tilden a los miembros del partido de racistas, machistas y homófobos, motivo por el cual ha justificado que sus votantes no digan en las en las encuestas que piensan votar a la formación de Abascal, al tiempo que ha dicho que esas encuestas están «manipuladas».

Una estampa del Cristo de la Buena Muerte

Santiago Abascal ha agradecido a sus seguidores el apoyo brindado a lo largo de la campaña, así como las cartas, las poesías y las estampas que ha recibido. «Llevo el Cristo de la Buena Muerte que un legionario me ha prestado», ha comentado después de que la cofradía malagueña pidiera a los candidatos políticos que no asistieran a la procesión y de que un grupo de legionarios solicitara a Vox que su himno tampoco sonara en sus mítines, cosa que ha vuelto a suceder este miércoles en Granada.

«Es un honor estar en la vanguardia de la defensa de España», ha enfatizado, y ha incidido en que ese ese es su principal cometido en esta campaña de «ilusión» y «esperanza»: «Devolver a España su unidad y su libertad, y el sentido común que ha desaparecido de la vida política». «Hace mucho tiempo que en España han entregado el poder a los separatistas», ha sentenciado, con promesas de acabar con «la España muerta».

En ese sentido, Abascal ha anunciado, entre gritos de «presidente, presidente», su firme intención de «ilegalizar los partidos separatistas de una vez por todas». «Está en riesgo la unidad nacional, el que quiera la impunidad con los independentistas, votará a Pedro Sánchez», ha asegurado el líder de Vox, que ha arremetido repetidamente contra el PSOE, «ni obrero ni español», pero sí «enemigo», y contra el «loco» de su secretario general y presidente del Gobierno.

Reforzar las fronteras

Abascal también ha criticado las leyes de memoria histórica y contra la violencia de género, que ha calificado de «supremacista», y además ha hablado también sobre política migratoria. «Las fronteras hay que reforzarlas. […] Si las vallas no valen, tendrán que ser duros», ha apuntado, en referencia a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, al mencionar la noticia sobre la detención de un yihadista que pretendía inmolarse en la Semana Santa de Sevilla.

El presidente de Vox ha distinguido entre dos tipos de inmigración, como la latinoamericana frente a la de «otras» personas que «quieren vivir de nosotros, sin aceptar nuestra manera de vivir»: «Sabemos cómo son, cómo piensan». «Algunos quieren venir aquí e imponer la sharia», ha remachado el líder de Vox, que propone una bajada masiva de impuestos ante el «riesgo» a la «libertad de poder disfrutar» del beneficio del trabajo por los políticos «confiscatorios».

Tampoco ha dejado en el tintero el asunto del uso de las armas. «Cuando alguien entra en nuestra casa, que es nuestro castillo, no podemos preguntar; tenemos que defender nuestra propiedad, nuestra libertad, a nuestra familia, a nuestros hijos», ha exclamado Santiago Abascal ante un público fervoroso y entusiasmado con su discurso, en que ha recordado que, pese a sus «fallos», España goza de una democracia «de la que nos podemos sentir orgullosos».