El exalcalde socialista Francisco Cuenca, en 2016.
El exalcalde socialista Francisco Cuenca, en 2016. - ABC
Ayuntamiento de Granada

El PSOE, Vox y Adelante Granada acercan posturas para sacar a PP y Cs del gobierno municipal

Las direcciones regionales de Partido Popular y Ciudadanos piden con nerviosismo «responsabilidad» y «madurez» a Vox

GranadaActualizado:

El PSOE de Granada, que trató de ostentar la Alcaldía con un documento que remitió a todos los partidos menos a Vox, acerca ahora posturas con la formación de Santiago Abascal. Y viceversa. En una rueda de prensa, el exalcalde y portavoz del grupo municipal socialista, Francisco Cuenca, ha instado a Vox a que «se retrate y se moje» tras haber amenazado con promover una moción de censura que sacaría al Partido Popular y Ciudadanos del gobierno local del que Vox ha sido excluido tras haber apoyado la investidura de Luis Salvador (Cs).

«No es un farol», apuntan ABC fuentes de Vox, que reconocen la existencia de contactos con el PSOE. para aclarar si, efectivamente, el grupo municipal que lidera Onofre Miralles está en disposición de secundar una moción de censura. Este mecanismo requeriría una mayoría absoluta para la que serían imprescindibles los votos de los tres concejales de Vox, los tres de Adelante Granada (Podemos - IU) y los diez socialistas, que sumarían 16 de los 27 ediles que componen el pleno. También se han producido conversaciones con Adelante, según ha podido saber este periódico.

PSOE y Vox tendrían que sumar con la coalición de Podemos e IU para presentar una moción de censura, y ya se han producido conversaciones entre los tres partidos

Después de que Vox se manifestara en disposición de propiciar «cualquier escenario» al dar por roto el pacto «de la vergüenza» que ha permitido a PP y Ciudadanos gobernar en Granada, Cuenca ha pedido a Vox «certezas». Y la diputada de Vox, Macarena Olona, no ha tardado en contestar por Twitter: «Habrá certezas». Por ahora, el portavoz socialista solo contempla ir «dando pasos» y considera que el «siguiente» debe ser el voto en contra de Vox en el pleno de organización.

Onofre Miralles ya anunció hace unos días que no acudirá a dicho pleno. Aunque sus dos compañeras de bancada votasen a favor de la propuesta del equipo de gobierno, PP y Ciudadanos, con siete y cuatro concejales respectivamente, no podrían alcanzar la mayoría absoluta requerida para aprobar su organigrama. En ese sentido, Cuenca ha lamentado que «no haya pasado ni un mes desde la toma de posesión de Luis Salvador» y ya se haya producido «la primera crisis de gobierno» al darse cuenta Vox «de la clase de personajes» que son Salvador y el líder del PP, Sebastián Pérez.

El PSOE se muestra dispuesto a hablar con Vox si primero vota en contra en el pleno de organización

Así, Francisco Cuenca, imputado por tres presuntos delitos, ha puesto como condición para hablar con Vox su voto en contra del «despropósito y el desgobierno» de Ciudadanos y PP, que plantean la creación de una vicealcaldía para Sebastián Pérez, siete tenencias de alcalde -cinco más de las que ya existían- y dejar en manos populares la Concejalía de Urbanismo y Emucesa, pese a las investigaciones abiertas por presunta corrupción en el anterior mandato del PP.

«A partir de ahí no está cerrado ningún escenario, pero yo no voy a hablar con nadie que no diga que no a esta desvergüenza», ha matizado Cuenca, quien no obstante ha señalado que en Vox «eran conocedores» antes del pleno de constitución de que se estaba «jugando al póquer» con Granada y «cambiándola» por otras ciudades, pese a los cual votaron a favor de que el candidato de Ciudadanos accediera a Alcaldía.

Les ha advertido así de que si venían a regenerar la política «han propiciado todo lo contrario» y les ha emplazado a «dar el paso y votar no en el pleno de organización a la ofensa a la que Cs y PP están sometiendo a esta ciudad» si es que «de verdad están arrepentidos», como ha afirmado el propio Onofre Miralles este miércoles en una entrevista en Onda Cero. A partir de ahí, ha dicho, «abrimos escenarios, que hay varios».

Nerviosismo en PP y Cs

La confianza que mostraban hasta hace unos días tanto PP como Ciudadanos ha ido tornándose en nerviosismo. La seguridad con la que Vox plantea la hipotética moción censura ha llevado a las direcciones regionales de ambos partidos a reaccionar para llamar al orden al partido de Santiago Abascal. El portavoz de Ciudadanos en el Parlamento andaluz, Sergio Romero, ha apelado a la «responsabilidad» de Vox en Granada.

Por su parte, el portavoz parlamentario del PP, José Antonio Nieto, ha invitado a Vox a decidir «si está más cómodo con un gobierno del PP y Ciudadanos (Cs) o con un gobierno del PSOE y Podemos». Así se ha pronunciado a preguntas de los periodistas en rueda de prensa, donde ha dicho que «tenemos que ser maduros o por lo menos empezar a madurar ya» porque «ya no vale la excusa de que es un partido nuevo»: «Hay que saber cuáles son las reglas de los juegos y cuál es el momento en el que se está».

El alcalde de Granada, Luis Salvador también ha reaccionado y ha pedido al PSOE que aclarare «si va a establecer relaciones con Vox» y a «llegar a acuerdos», en tanto que, según ha dicho, cualquier escenario futuro para una moción de censura haría necesario que «firmaran y se unieran» los socialistas con Podemos y Vox, después de que hayan sido ellos los que les han «estigmatizado», criticando a las formaciones que, «sin llegar a acuerdos», se han visto beneficiados con sus votos en las constituciones de los ayuntamientos.

«Cuenca debería explicar si está dispuesto a cualquier cosa para no perder el sillón», ha agregado Salvador, reprochándole que inste a Vox a votar no en el pleno de organización cuando el actual gobierno va a llevar una estructura «similar» a la de anteriores mandatos y «no va a haber subida de sueldos». Igualmente ha opinado que se hace necesario preguntar al líder nacional de los socialistas, Pedro Sánchez, «si también ahora en su eje estratégico entra Vox como partido con el que el PSOE llega a acuerdos».