ABC/D.D.
AGUILAR

En vídeo: investigan nuevas pistas en los móviles de Ángeles Zurera

Ponen en manos de un laboratorio los archivos de los terminales

CÓRDOBAActualizado:

El pasado 2 de marzo se cumplieron once años de la desaparición en Aguilar de Ángeles Zurera. Durante todo este tiempo las labores de investigación no han cesado aunque no se ha llegado a descubrir ninguna pista determinante que aclare lo que ocurrió con esta mujer que contaba con 42 años en 2008.

Su hermano, Antonio Zurera, ha explicado a ABC que la investigación no cesa. De hecho tanto la plataforma de apoyo como la familia decidieron dar un paso más en los últimos meses y enviar a un laboratorio especializado los dos teléfonos móviles con los que contaba Angelines. Este familiar explicó, en declaraciones a Canal Sur, que el contenido de esa investigación ha arrojado nuevas pistas que pueden ser determinantes para el desarrollo de la investigación. La familia prefiere no dar más explicaciones para no entorpercer el trabajo de los investigadores.

Estos dos terminales se encontraban custodiados por la policía judicial de la Guardia Civil. El hermano de la desaparecida ha indicado que era muy importante conocer qué mensajes, fotografías o llamadas se guardaban o podían haberse borrado de manera intencionada. Hoy en día, añadió, «existen técnicas suficientes para averiguar extremos que hace once años no podían desvelarse gracias a los avances técnicos en esta materia».

Los terminales de la desaparecida
Los terminales de la desaparecida - ABC

Hasta el momento sí se conocía que la última llamada que recibió el móvil de Angelines fue de su exmarido, Manuel Reina. Una llamada que se produjo de madrugada y que duró un par de minutos. De hecho, según insiste el propio Antonio Zurera, el único imputado en el caso de la desaparición es su exmarido.

Tanto la plataforma como la familia están seguros de que el análisis de los teléfonos puede arrojar importantes datos puesto que, aunque se hayan borrado mensajes o llamadas, muchas podrían recuperarse.

La sospecha de la posible manipulación de los teléfonos surge porque si bien uno se encontró de manera rápida nada más conocer la desaparición, el otro no fue hallado hasta varios días después.

Hay que recordar que el exmarido fue condenado por una agresión física a Angelines que quedó demostrada y que tuvo lugar escasos días antes de su desaparición. El propio exmarido reconoció en el juicio celebrado en Aguilar que esta agresión se había producido. Desde la desaparición de Angelines se han realizado innumerables rastreos por distintos lugares del término municipal de Aguilar, por fondos acuáticos como la laguna de Zóñar y por toda la red de alcantarillado.

También se ha buscado en naves construidas en aquella época y en cuyos trabajos participó el exmarido con su empresa de movimiento de tierras. Incluso en una construcción de Manuel Reina. En algunas ocasiones los perros rastreadores dieron señas de olor a cadáver. Pero lo cierto es que nunca se encontró el cuerpo ni ninguna pista que esclareciera el triste suceso. Hoy, once años después, aún hay esperanza de averiguar qué pasó.