Los seis presidentes de diputaciones socialistas en la comida de trabajo de Rute
Los seis presidentes de diputaciones socialistas en la comida de trabajo de Rute - ABC
En un restaurante de Rute

Veintitrés personas en la «comilona» de los seis presidentes socialistas que pagó Diputación de Córdoba

El PP califica la factura de más de 1.000 euros de un caso más de «corruptela» en el PSOE andaluz

CórdobaActualizado:

El 21 de febrero de 2017, un martes, los seis presidentes de las diputaciones socialista de Andalucía, con el cordobés Antonio Ruiz como doble anfitrión por ser el líder de la institución provincial de Córdoba y además alcalde ruteño, se reúnen precisamente en la localidad de Rute para celebrar un almuerzo-reunión de trabajo en el restaurante El Vado.

Aunque la factura que obra en poder de este periódico no especifica los platos y bebidas que se consumieron, sí indica que hubo 23 comensales, a razón de 40 euros por cabeza, que dejaron 920 euros en esa comida («comilona», la califica el portavoz del PP en la Diputación, Andrés Lorite). Con el IVA (un 10 por ciento) la cifra final se disparó hasta los 1.012 euros.

Con independencia de que pueda suponer todo un exceso para una comida de trabajo, lo cierto es que en el texto de la misma factura, que fue elaborada y emitida 21 días después de aquello, se indica como razón del encuentro «reunión presidentes de las diputaciones andaluzas». Y eso de por sí no es del todo cierto. Faltaban dos para dar verdad a esa afirmación, ambas con el signo político del PP, con lo que únicamente se juntaron líderes provinciales del PSOE.

Concretamente, según se especifica en la página web de Telerute, allí estuvieron, además de Ruiz (que jugaba en casa), la presidenta de la Diputación de Cádiz, Irene García Macías; el de de Granada, José Entrena Ávila; el de Huelva, Ignacio Caraballo Romero; el de Jaén, Francisco Reyes Martínez y el de la Diputación de Sevilla y presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Fernando Rodríguez Villalobos. Todos ellos socialistas.

De haber sido como especifica la factura, también tendría que haber acudido Elías Bendodo Benasayag, presidente del PP en la Diputación de Málaga, y Gabriel Amat Ayllón, el presidente de la de Almería y también del PP.

Puntos llamativos

Se trata de un primer punto extraño, ya que no es un encuentro de todos los presidentes, sino sólo de los socialistas.

Aún así, alguien podría decir que están en su derecho de reunirse. Porque, al parecer, lo hacen con cierta asiduidad. Precisamente Fernando Rodríguez Villalobos indicó en una de ellas celebrada en en Granada en 2017 que se trataba de que eran «reuniones partidarias de presidente de diputaciones socialistas», y en el caso ruteño se debatió sobre el cambio de normativa para que los consistorios tengan la libertad de usar en inversiones locales los remanentes de crédito; la necesidad de conversión en autovía de la N-432 y la mejora de los caminos rurales.

El segundo punto extraño, que aporta ya otro matiz al asunto calificado por Lorite como «corruptela», es que la factura de aquella comida entró en el registro de entrada de la Diputación de Córdoba el 3 de abril de ese mismo año. Al respecto, el portavoz del PP señaló que «nos parece muy bien que se reúnan, pero si son reuniones partidarias del PSOE, los gastos los tiene que pagar el PSOE no ninguna diputación ni ninguna administración publica como ha sido el caso de la comilona de Rute».

Eso es lo que le llevó a hablar de «uso y abuso de fondos públicos por parte de responsables socialistas en las administraciones publicas», similar al de las tarjetas black de la Fundación Faffe, que se usaron para sufragar la asistencia de «señores socialistas a algunos puticlub, uno de ellos en Córdoba».