Recreación con playmobil de un auto de fe, en el Archivo Histórico Provincial
Recreación con playmobil de un auto de fe, en el Archivo Histórico Provincial - VALERIO MERINO
INVESTIGACIÓN

La Inquisición en Córdoba: una historia de más de 350 años de control

El Archivo Histórico Provincial acoge conferencias y exposiciones sobre el Santo Oficio

CÓRDOBAActualizado:

Inquisición es una palabra que hace levantar la vista cuando se pronuncia y que evoca una época oscuar de persecución al disidente. Su legado no es luminoso, pero también tiene muchos mitos asociados. El investigador Antonio Díaz Rodríguez acaba de ofrecer una conferencia en el Archivo Histórico Provincial para hablar de cómo se organizaba el Santo Oficio.

Córdoba fue, explica, la segunda ciudad española en contar con tribunal. Se estableció en 1482, apenas un año después de Sevilla, y siempre estuvo en el Alcázar de los Reyes Cristianos. «Los Reyes Católicos pidieron autorización al Papa para instaurar la Inquisición, que ya era algo antiguo, de la Edad Media», y se autorizó en 1478, aunque tardaría algo más en implantarse. La cita formaba parte de una iniciativa llamada «El archivo del tiempo», que lleva a cabo el laboratorio de Estudios Judeoconversos de la Universidad de Córdoba.

Textos de sambenitos en la exposición
Textos de sambenitos en la exposición - VALERIO MERINO

La sociedad de la Inquisición estaba «obsesionada con la limpieza de sangre», y la condena a una persona también caía sobre sus descendientes. «A cada condenado se le ponía el sambenito con su nombre y sus faltas, que luego se ponía en la parroquia», recuerda. La exposición abierta en el Archivo Histórico Provincial muestra algunas de estas piezas para comprender mejor cómo era la Inquisición, que en Córdoba tuvo una vida muy larga: desapareció en 1834, ya en el reinado de Isabel II.