Piscina municipal - ABC
RECOMENDACIONES

Cómo evitar accidentes acuáticos con los niños

El verano pasado dos menores fallecieron ahogados en Priego de Córdoba y Fuente Palmera

CÓRDOBAActualizado:

El reciente caso del menor fallecido tras electrocutarse con un cable en la zona de la depuradora de la piscina de su vivienda pone de relieve uno de los mayores peligros del verano: los accidentes acuáticos protagonizados por los más pequeños.

El verano pasado dejó un triste balance en la provincia, ya que fallecieron dos menores ahogados. Un niño de dos años tras caer en una piscina particular en la pedanía de Genilla, perteneciente a Priego de Córdoba. El pequeño respondió a las maniobras cardiopulmonares que se le practicaron, pero falleció durante la noche en el hospital.

Un mes antes, un niño de cuatro años falleció por el mismo motivo en Fuente Palmera. El menor se encontraba con su abuela. La mujer lo echó de menos, empezó a buscarlo hasta que lo encontró, ya muerto, en la piscina.

El buen tiempo ha roto la disminución del número de personas ahogadas en espacios acuáticos, motivada por la ausencia del calor típico de estas fechas. Agosto suele ser el mes fatídico en esta triste estadística, por ello la Federación Española de Salvamento y Socorrismo insiste en recordar unas pautas básicas.

El agua es para los niños sinónimo de diversión y así debe seguir siendo, pero la línea que separa la diversión de la tragedia en este caso es muy fina un menor puede ahogarse con solo 20 centímetros de agua, en menos de dos minutos.

Por ello se recomienda que un adulto acompañe siempre al niño, así como que éste use chaleco homologado, de su talla y adecuado a su peso.

No se aconseja el uso de hinchables ya que generan una falsa sensación de seguridad en los padres, que suelen confiarse. Por ello los socorristas sugieren nombrar a un responsable de la supervisión, o que se hagan turnos de vigilancia.