Plantación de marihuana intervenida en Córdoba
Plantación de marihuana intervenida en Córdoba - ABC
INCAUTACIONES

La A-4, columna vertebral del mapa de la droga en Córdoba

Las intervenciones policiales desde 2011 trazan un mapa sin grandes alijos con predominio de marihuana y hachís

CÓRDOBAActualizado:

Las centenares de intervenciones de la Guardia Civil y la Policía Nacional a lo largo de los últimos años contra el tráfico de sustancias estupefacientes en la provincia de Córdoba dejan una huella significativa de cómo puede ser este mercado de la droga. Una ruta con diversas zonas calientes que no conforman, por contra, un territorio de una extrema actividad o en el que los grandes alijos y las grandes operaciones sean el día a día de los efectivos que luchan contra esta lacra. Aún así, se pueden extraer conclusiones de los datos oficiales del Ministerio del Interior a los que ha tenido acceso ABC y que se corresponden a las actuaciones llevadas a cabo entre los años 2011 y 2016 en los 75 municipios cordobeses.

Los focos más activos se sitúan en torno a todo el eje de la autovía A-4 que atraviesa de este a oeste la provincia con el faro de la capital, la Campiña, con especial incidencia en la parte oeste aunque algún punto más llamativo en el este (Baena) y el comportamiento de grandes municipios, especialmente en el sur de la provincia.

Grosso modo los datos sitúan a la marihuana como la sustancia «reina». En los seis años de análisis de Interior fueron aprehendidos en la provincia de Córdoba poco más de mil kilos de este derivado de las flores del cáñamo, y un 40 por ciento fue intervenido en la capital. El hachís, por su parte, ocupa el segundo puesto, con una media tonelada incautada. La mitad en la principal ciudad de la provincia. Aún resuena el macroalijo de 64 toneladas, valorado en 104 millones de euros, que fue descubierto en unas naves del polígono Torrecilla-Amargacena tras la pugna de dos clanes rivales del narcotráfico que pretendían quitarse el uno al otro la mercancía teniendo en Córdoba una de sus principales bases logísticas.

Dinero y objetos intervenidos en una operación policial contra la droga en Córdoba
Dinero y objetos intervenidos en una operación policial contra la droga en Córdoba - ABC

En este sentido, y como está ocurriendo en toda España en los últimos años, las plantaciones de cannabis «indoor» cierran el círculo de estas sustancias. En todo este tiempo, tanto los agentes del Instituto Armado como los del Cuerpo Nacional de Policía (que en Córdoba operan tanto en la capital como desde la comisaría para Cabra-Lucena) se han hecho con más de 14.000 unidades, sobre la que también el peso de los operativos en la gran ciudad mantiene esas proporciones frente al resto de municipios de un 40 por un 60 por ciento.

La marihuana responde al modelo del pequeño traficante en familias y clanes, en casas apartadas

Por contra, tanto la cocaína como la heroína no registran, en conjunto y durante estos seis años, unas cifras alarmantes. De la primera se han recuperado en las numerosas actuaciones policiales alrededor de 60 kilos (sólo en un operativo en 2011 se consiguió aprehender 22 kilos en la capital). Mientras que del derivado de la amapola, las cuentas apenas sobrepasan los siete kilos (5,3 de ellos en Córdoba ciudad).

Con estas cifras sobre la mesa, las valoraciones de quienes persiguen esos delitos son positivas y prudentes. «Córdoba por su ubicación estratégica es un lugar de paso y apoyo logístico si acaso de las grandes rutas y los grandes clanes del narcotráfico. No asiento de ellos. De ahí que en todos estos años sí puedan apreciarse grandes golpes puntuales en un municipio o en la capital, pero no hay una persistencia intensa», señalan fuentes oficiales para arrojar luz sobre este mercado en Córdoba.

«La marihuana y el hachís en estas proporciones responden más al pequeño traficante, a familias o pequeños clanes con experiencia situados en algunas poblaciones, o que incluso se mueven por otras, pero en unas medidas tampoco desorbitadas», agregan. Sin duda la crisis económica en el más puro medio rural ha arrastrado a muchos al mismo «modus operandi»: la parcelación apartada, la casa de campo o el chalé, o incluso la cochera, con una infraestructura cubierta de lámparas, fertilizantes y pinchazos ilegales de luz para dar pie a pequeñas plantaciones de cannabis y un menudeo controlado.

Macroalijo en el polígono de la Torrecilla en Córdoba
Macroalijo en el polígono de la Torrecilla en Córdoba - VALERIO MERINO

En el caso de la deriva química de la hoja de coca, para cuyo consumo el poder adquisitivo es una elemento a tener en cuenta, en estos años analizados desde Interior hay incidencias curiosas. Montemayor con 1,4 kilos intervenidos es el segundo punto tras la capital con más droga de este tipo, Fue un «palo» dado en 2011. Pero, geográficamente, en la Campiña se suceden otros casos similares: La Rambla (1,3 kilos) o Puente Genil (casi un kilo). Igual sucede en el Alto Guadalquivir con Villa del Río (833 gramos) o Villafranca (casi 400), pequeños municipiosen el eje de la A-4 que se prolonga por La Carlota (medio kilo) o Posadas (200 gramos). Y la tercera onda está en los grandes municipios: Lucena (1,4 kilos) Pozoblanco (un kilo), Cabra (cerca de 700 gramos incautados desde 2011) o Priego (556).

Plantaciones

Las actuaciones sobre el tráfico de marihuana son más definitorias. Hay una decena de municipios más señalados, según los datos oficiales a los que ha tenido acceso este periódico. En Córdoba capital se aprehendieron entre 2011 y 2016 un total de 396,5 kilos de «maría». Los operativos fueron constantes en cada ejercicio, pero esta pauta también se repitió, por ejemplo, en Baena (78,2 kilos en esos seis años), La Carlota (casi 14 kilos), Montoro (31,4 kilos), Puente Genil (50,2 kilogramos), Villa del Río (20,8 kilos), Priego de Córdoba (21,8 kilogramos), Lucena (46,6 kilos intervenidos ese tiempo) o Villanueva de Córdoba, que con apenas diez mil habitantes y no tan favorecida por las comunicaciones es el tercer punto con más marihuana retenida: 76,5 kilos.

Los municipios alrededor de la autovía son los más activos, pero también hay casos en Baena

Si se solapan estos números con los del hachís, se debe intensificar el foco en localidades como Baena (tres kilos incautados), El Carpio (4 kilos), Pedro Abad (3,2 kilos) o La Rambla (2 kilos). Pero especialmente llama la atención el caso de Montoro, donde tras varias operaciones, entre ese periodo fueron intervenidos 105 kilos de hachís frente a los 265 de Córdoba capital. Vuelven a marcar de nuevo las zonas del eje de la autovía A-4 y la Campiña como las más calientes.

El caso de las plantaciones de cannabis puede, igualmente, superponerse en este mapa figurado. De las más de catorce mil unidades halladas por los cuerpos policiales, casi seis mil lo fueron en Córdoba, donde las parcelaciones se han convertido en un fácil refugio. Le siguieron Lucena (2.100, por una operación importante llevada a cabo en 2016), Puente Genil (1.700) y el eje, de nuevo, de la A-4 en la parte de la Vega del Guadalquivir, donde Almodóvar del Río (861 plantas intervenidas), La Carlota (800) u Hornachuelos (273) representan otro porcentaje significativo en este apartado.