Rocío Jarabo Sosa, alcaldesa de carretas de la hermandad del Rocío de Córdoba en la salida de la hermandad
Rocío Jarabo Sosa, alcaldesa de carretas de la hermandad del Rocío de Córdoba en la salida de la hermandad - R.S.

ROCÍO 2019La mujer que dirige el camino de los rocieros de Córdoba hacia Almonte

Rocío Jarabo Sosa se estrenó como alcaldesa de carretas de la filial cordobesa el pasado año

CórdobaActualizado:

Este jueves la hermandad del Rocío de Córdoba partió desde la capital hacia la aldea marismeña, en la localidad onuvense de Almonte (Huelva). Más de 300 romeros, más de 20 carriolas y unos 30 caballistas realizarán los nueve días de camino que separan a la ciudad de la Mezquita-Catedral de las plantas de la «Blanca Paloma».

Si en un cortejo procesional, en Semana Santa, la máxima autoridad, más allá del hermano mayor, es el diputado de estación de penitencia, en las filiales rocieras es el alcalde de carretas y Córdoba, en este sentido, vuelve a ser una hermandad «única», o al menos, «entre las únicas».

Desde el año pasado la corporación de Gloria va dirigida por una mujer, Rocío Jarabo Sosa, que hace de alcaldesa de carretas. A pesar de su juventud, Jarabo Sosa sabe perfectamente lo que significa caminar hasta la aldea del Rocío con la filial cordobesa, ya que cuenta con varios años de experiencia en el camino rociero con esta hermandad.

Rocío Jarabo Sosa, alcaldesa de carretas de la hermandad del Rocío de Córdoba
Rocío Jarabo Sosa, alcaldesa de carretas de la hermandad del Rocío de Córdoba - R.S.

De familia rociera, la alcaldesa de carretas se encarga de dirigir el caminar de los romeros y peregrinos cordobeses, estructurar los horarios de entrada y salida a los distintos municipios y vigilar que todos los caminos estén adaptados para el paso de la hermandad, un trabajo que inició hace ya más de cuatro meses y que en estos días está dando su fruto.

«Para mi es un orgullo llevar nuestro Simpecado hasta la Ermita», ha explicado Jarabo. La alcaldesa de carretas, además, ha valorado el equipo de ocho personas -tres mujeres y cinco hombres- que la acompañan en esta ardua tarea. Córdoba es de las pocas corporaciones rocieras que cuentan con una mujer ocupando este cargo y, ademas, en la hermandad que realiza el camino más largo, por lo que todavía hace más especial esta peculiaridad.