SEMANA SANTA CÁDIZ 2019

Cádiz vive un fabuloso Domingo de Ramos

Todas las cofradías disfrutan del buen tiempo en un día para enmarcar

CádizActualizado:

El Domingo de Ramos es, desde siempre, un día festivo en el corazón de los gaditanos. Este año no iba a ser menos y, con el buen clima que ha ofrecido durante toda la jornada el cielo de la capital gaditana, las cinco cofradías que tenían prevista hoy su salida la han podido hacer sin ningún tipo de complicación.

Desde el mediodía se notaba en las calles que era una fecha grande en el calendario. Paradójicamente, desde hace varios años cada Domingo de Ramos gana presencia la zona de Extramuros, desde donde parten las dos primeras Hermandades en salir de sus respectivos templos: la Borriquita, desde la iglesia de San José, y Jesús Despojado, desde María Auxiliadora en el colegio Salesianos.

Una vez en el centro volvió a suceder la misma singularidad que ya ocurriera el año pasado: las cofradías de Las Penas, Sagrada Cena y Despojado coincidieron en la plaza de San Juan de Dios, que estrenaba los palcos también para la llegada de una Hermandad, Humildad y Paciencia, que generó gran expectación desde su salida en San Agustín.

12345
  1. Borriquita

    Un hervidero de devoción y fe. La iglesia de San José marcaba el punto inicial en una jornada fabulosa para el disfrute de las hermandades gaditanas. El Domingo de Ramos amanecía espléndido y el público lo agradeció abarrotando, desde una hora antes de la salida, las inmediaciones del templo situado en la avenida principal de la ciudad. Las familias, con numerosos niños tanto en el propio cortejo como en las calles, esperaban pacientemente a la apertura de las puertas para ver los primeros capirotes del día.

    Con la experiencia de contar con el acompañamiento musical de una agrupación importante en el mundo cofrade como es Polillas comenzó la imagen, la de la triunfal entrada en Jerusalén, a recorrer las calles de la ciudad. Sonó Jesús de la Paz en la salida en el paso de misterio, tocando la banda de música de Nuestra Señora del Carmen de Villalba de Alcor la marcha Esperanza de Triana Coronada en el paso de palio.

    Y es que se trata de un año histórico para los hermanos de la Cofradía que, exceptuando el Viernes de Dolores, abre la Semana Santa cada año. En su 75 aniversario fundacional, la Hermandad llegada desde San José puede presumir, como no podía ser de otra forma, de contar con una de las canteras cofrades más importantes del panorama gaditano, con multitud de pequeños portando las características palmas que preceden al paso de misterio.

    Ante tal efeméride, el andar de ambos pasos no podía resultar más soberbio: con un gusto exquisito tanto el paso del Cristo como la Virgen del Amparo entraron por todo lo alto en la Carrera Oficial, haciendo las delicias del numeroso público agolpado en la avenida Cuatro de diciembre para esperar la llegada de la Borriquita. Sin embargo, una vez que había comenzado su trayecto por la calle Nueva y ya entrado en la zona de las sillas ocurrió un percance en el paso de misterio: el asombro de los cofrades gaditanos era evidente al comprobar la ausencia de una de las manos en la talla del paso del Cristo.

  2. Despojado

    El colegio de Salesianos volvía a arropar a Jesús del Amor Despojado de sus vestiduras un nuevo Domingo de Ramos cargado de ilusión. La hermandad más joven de cuantas procesionan en la ciudad preparaba desde primera hora la salida procesional tan esperada por todos este año 2019 en el que la imagen del Señor de Romero Zafra ha sido la protagonista de la Cuaresma al presidir el Vía Crucis Oficial de las hermandades.

    Nervios, emoción, tensión... todo estos sentimientos se multiplican las horas previas al inicio de la estación de penitencia. Los hermanos del Despojado llegaron como se requiere con sus túnicas blancas y cinturones de esparto al pabellón del colegio que es desde donde sale el nutrido cortejo que integraban cerca de trescientos penitentes. Entre ellos, muchísimos niños, unos cincuenta monaguillos y alumnos de Salesianos que quisieron una vez más acompañar a su Titular por las calles de Cádiz. En total unas 700 personas formaban parte de este cortejo.

    Con la cruz de guía a punto de salir al patio de Salesianos se producían las últimas instrucciones antes de iniciar el recorrido. El capataz Joaquín Cortés también hablaba a su cuadrilla. El paso del Despojado se encuentra ya más avanzado. Uno de los estrenos más importantes que presentaba la corporación era la talla de los laterales de este paso, a cargo de Manuel Oliva, así como la imaginería menor del mismo ejecutada por Miguel Ángel Caballero. El Señor lucía además nuevas potencias y la túnica bordada por Alberto Florido y donada por la cuadrilla de hermanos que no se pudo estrenar en el pasado Vía Crucis pero que llegaba a punto para esta ocasión.

    Adornado con claveles rojos el paso se aproximaba a la salida donde aguardaban cientos de fieles. La vocalía de caridad había organizado además una recogida de alimentos en la que participaron los hermanos y devotos. La emoción iba a más. El hermano mayor Alfonso Cortés se mostraba contento. El tiempo acompañaba y vaticinaba un buen Domingo de Ramos. Sería el director espiritual de la corporación, Gustavo Martagón, quien diera la primera levantá. La junta de gobierno quiso tener este gesto como forma de homenaje y despedida a quien ha sido su director espiritual los últimos cinco años ya que ahora se marcha a un nuevo destino en Estados Unidos.

    Tras ese instante, la banda de cornetas y tambores Nuestra señora de los Ángeles de Sevilla comenzaba a interpretar la marcha Cristo del Amor y el Señor iniciaba su caminar por María Auxiliadora y Poeta Nieto, calles en las que esperaba numeroso público hasta llegar a la Avenida. En esta ocasión la hermandad llegaría hasta San Juan de Dios por el Callejón de los Negros y Lázaro Dou. Era el inicio de una jornada brillante para la hermandad salesiana.

  3. Las Penas

    El fervor que demuestra el barrio de San Lorenzo cada Domingo de Ramos volvió a salir a relucir en un día soleado en el centro de Cádiz. Con el ambiente propio de un día grande en la ciudad se abrieron, por segunda vez esta Semana Santa, las puertas del templo situado en la calle Sagasta de la capital gaditana.

    A los sones de la banda de cornetas y tambores del Cristo de la Fe y del Consuelo, llegada desde Martos (Jaén), el paso de misterio de la Archicofradía del Pilar enfilaba la calle para dirigirse a Hospital de Mujeres. Sonaba la marcha Cristo del Amor. Mientras lo hacía, el silencio se tornó en sepulcral para dejarle paso a una talla que estrenaba una túnica confeccionada en tisú y brocatel y un parche pectoral de metal.

    La expectación, sin embargo, aumentaría al comenzar a desfilar las primeras secciones de la Virgen de la Caridad, que estrenaba para la ocasión una parihuela y un fajín cinturilla, además de los borlones de los varales, que comenzaron a mecerse una vez que había salido del templo con la marcha La Caridad de tus Penas, dedicada a la cofradía gaditana.

    En el cortejo destaca, por segundo año consecutivo, la presencia de los Infanticos del Pilar, un grupo de pequeños monaguillos de entre dos y siete años de edad que, además, estrenaban hábitos para procesionar en un día grande para la ciudad de Cádiz.

  4. Sagrada Cena

    En Santo Domingo se preparaban antes de la salida los hermanos de la Sagrada Cena, una hermandad que está de enhorabuena porque sigue en crecimiento y este año ha aumentado el número de capirotes en la calle con hasta 155. Formaban las secciones del cortejo. Túnicas y capirotes blancos y cíngulos rojos, del mismo color que los cirios que llevarían los hermanos.

    El Domingo de Ramos es el día de los niños y Sagrada Cena tampoco era la excepción como se pudo comprobar en las filas de penitentes que precedían al enorme misterio. Precisamente a ellos se dirigió especialmente el director espiritual de la hermandad, el padre Pascual Saturio, prior del convento y recientemente nombrado Hijo Adoptivo de Cádiz.

    El hermano mayor de la corporación, Benjamín Muñoz, destacaba el esfuerzo que supone poner la hermandad en la calle y hacía referencia a la meteorología. Porque el sol que acompañaba y lucía con fuerza era uno de los aspectos que más tenían en cuenta los cofrades. Sobre todo tras un par de años de cierta incertidumbre en esta primera jornada. Solo un deseo, como siempre, el de Muñoz, “hacer una buena estación de penitencia”.

    También se dirigía a la Patrona, la Virgen del Rosario. “Hemos esperado un año entero; ayúdanos a soportar la carga de la crisis. Tú eres nuestra mayor protectora, nuestra reina, madre y Patrona. Te pido por mis hermanos que cada vez seamos más y te pido por los que están enfermos, los que mas necesitan de ti”. Esas eran las sentidas peticiones del hermano mayor antes de la salida.

    A las 17.15 horas se abrieron las puertas del templo. Jorge Gómez, capataz del Nazareno de Santa María y hermano de Sagrada Cena forma parte nuevamente del cortejo. Responsabilidad y devoción.

    Avanzaban hacia Compás de Santo Domingo las filas de hermanos mientras que el enorme paso se aproximaba al dintel de la puerta. Eduardo Doeste y Vicente Llorens daban como siempre indicaciones a los suyos. Hay que salir despacio y con máxima cautela debido a las dimensiones del misterio. Superado el obstáculo quedaban horas de caminar. Sonaba entonces 'Niños hebreos' que interpretaba la Agrupación Musical Cristo de la Clemencia de Jerez. Por la estrecha calle Sopranis se avanzaba hacia San Juan de Dios para ser la cuarta cofradía en pasar por Carrera Oficial y hacer estación de penitencia en Catedral.

  5. Humildad y paciencia

    La cofradía de Humildad y Paciencia ponía el gran broche final del Domingo de palmas y ramas de olivo. La clásica hermandad congrega cada año a numeroso público en su salida desde San Agustín. Y no es para menos, puesto que se trata de una de las corporaciones con más solera de nuestra Semana Santa.

    En el interior del céntrico templo agustino se preparaban las secciones que iban a acompañar al Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia y a Nuestra Señora de la Amargura. Numerosos estrenos los de esta corporación en este gran día: tres varas para clavero y fiscales de paso, hasta sesenta escudos de la orden agustina para los antifaces y también la restauración del guión de la hermandad, del asta del mismo y la pértiga del secretario. Junto a ello lucían recuperadas las coronillas del palio gracias a una donación de la cuadrilla y dos varas pontificias.

    El hermano mayor de la corporación, David García, se dirigía a todos los hermanos deseando “una fructífera estación de penitencia”. También el director espiritual, el agustino Marcos Peña, invitaba a rezar el Credo antes de la salida. A partir de ahí, se empezaban a preparar las filas de penitentes que precedían al paso de misterio con sus túnicas y antifaces morados. Se abrían las puertas de San Agustín y con cuidado salían los primeros capirotes. Se preparaba la rampa para el paso del Señor que saldría a ruedas acompañado por los cargadores dirigidos por Francisco José Álvarez Márquez. Sonaba la Marcha Real. Tras unos minutos de espera mientras se colocaban las patas al paso, se ordenaba la primera levantá y sonaba la primera marcha de la tarde para esta impresionante talla de Jacinto Pimentel que iba sobre un monte de rosas rojas con algunos lirios morados. La banda de cornetas y tambores Tres Caídas de Arcos interpretaba 'Silencio Blanco' y el misterio avanzaba para salir de la Plaza de San Agustín.

    Tras el Jesús iba su madre, la Virgen de la Amargura en su precioso palio. Mientras salían los hermanos que la acompañaban sonaba el órgano en el interior del templo. 'Amarguras' de Font de Anta. La cuadrilla del veterano Juan Manzano se preparaba para la maniobra de salida. Junto al 'Chato', un grupo muy bien engranado y con mucha experiencia. Tras superar la rampa también a ruedas se colocaron las patas y posteriormente la banda de música del Nazareno de Rota interpretó lo que correspondía, 'Amarguras', para la Virgen de Amargura, justo cuando esta reconocida y bella partitura del compositor sevillano cumple cien años. De esta brillante manera iniciaba su caminar la titular de esta añeja corporación que completó de forma exquisita este Domingo de Ramos.