Sociedad

Sanidad estudia una reforma «más justa» del copago farmacéutico de los jubilados

Dolors Montserrat plantea por la mañana que los pensionistas de mayor renta paguen más y tras las críticas se ve obligada a matizar

La reforma sanitaria de Ana Mato estableció por primera vez la gratuidad de los medicamentos para los parados de larga duración, pero al mismo tiempo se atrevió a poner un copago para los pensionistas. Era la primera vez que un gobierno se atrevía a cobrar a los jubilados por sus medicinas. Entonces se estableció una aportación en función de su renta que ahora la nueva ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, quiere reformar para intentar que sea más justo, según explicó en una entrevista a este periódico y que ayer volvió a repetir en declaraciones a Radio 4.

Este nuevo ajuste podría afectar a los pensionistas con una renta anual de entre 18.000 y 100.000 euros. Ahora todos pagan un 10 por ciento de lo que cuestan sus medicamentos, hasta alcanzar un tope mensual de 18 euros, el máximo que llegan a pagar al mes por sus fármacos. Este tramo es muy amplio, dijo la ministra, quien adelantó que reorganizará su aportación para que «quien más tenga pague más». «Yo pienso sinceramente que no es justo que el que cobra 18.001 euros pague lo mismo que una persona que cobra 100.000 euros», explicó en la entrevista radiofónica.

Sanidad presentará al Ministerio de Hacienda una propuesta con tres tramos nuevos de renta en esta franja de 18.000 a 100.000 euros. Las nuevas aportaciones se calcularían para las rentas de entre 18.000 y 30.000 euros anuales, de 30.000 a 60.000 y de 60.000 a 100.000, según detalló en una entrevista en ABC la ministra de Sanidad. A la pregunta de si eliminará el copago de los pensionistas, contestó: «No, pero se revisará. Ahora se paga en función de la renta y reconocemos que no es justo que paguen lo mismo los que tienen una renta de 18.000 que los de 100.000 euros. Se establecerán tres tramos: uno para los que ganan de 0 a 18.000 euros, otro de 30.000 a 60.000 y de 60.000 a 100.000 euros».

¿Más de 18 euros al mes?

Lo que aún no se ha planteado es el tope de aportación máxima que se pondrá en cada tramo de renta. Aunque de las palabras en la radio de la ministra se interpretó que subirá el copago a todos los que ganen más de 18.000, en realidad no tendría por qué ser una subida generalizada. La idea es bajar a los que cobran menos y subir a los que ganan más. En definitiva, bajar al grueso de los pensionistas de España. Es decir, podría ocurrir que los que estén en el tramo entre 18.000 y 30.000 euros paguen menos de los 18 euros actuales de tope al mes, que el siguiente con más renta siga pagando 18 y contribuyan más los que superan los 60.000 euros de ingresos. Lo que sí es seguro es que no se tocará el copago de las rentas más bajas, los que ganan al año menos de 18.000 euros y pagan ocho euros al mes. En este grupo están los que están eximidos de presentar la declaración de la renta. La propuesta deberá, en todo caso, recibir el visto bueno de Hacienda y debería ser también consensuada con las comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial de Salud.

Ya lo anunció Alonso

La iniciativa de Montserrat no es nueva. El ex ministro de Sanidad Alfonso Alonso también anunció su intención de cambiar este tramo del copago de los pensionistas, aunque como otras medidas no tuvo tiempo de materializarla. Montserrat podría haber anunciado la eliminación del copago farmacéutico de los jubilados, tal y como reclamaban algunas comunidades autónomas y partidos de la oposición, pero optó por mantener la reforma de sus predecesores y copiar la idea de Alonso. Aunque en su momento el ex ministro de Sanidad no inquietó a nadie con su propuesta, ayer Montserrat generó el rechazo frontal de sindicatos, partidos de la oposición y comunidades como Andalucía y Comunidad Valenciana. Tanto que a última hora del día, se vio obligada a escribir un tuit en su cuenta: «No es cierto que se vaya a subir el copago farmacéutico a los pensionistas con ingresos de más de 18.000 euros».

El PSOE pidió su comparecencia en el Congreso para que explique su propuesta y avisó a la ministra en un comunicado que «los socialistas no vamos a permitir que el Gobierno toque el bolsillo de los pensionistas. Nos oponemos a que el copago sea una barrera de acceso a los medicamentos que es la realidad que están sufriendo los pensionistas españoles».

Por su parte, la consellera de Sanidad Universal de Valencia, Carmen Montón, instó a Montserrat, «a retirar el copago farmacéutico, en vez de establecer nuevos tramos de ingresos para que determinados pensionistas paguen más por sus medicamentos». Montón dijo que una de las primeras propuestas que lanza la nueva ministra sea esta dice bastante de cuáles son las intenciones de su departamento. «Vamos a defender que no se asuman nuevos copagos y que se retire el decreto de 2012 en el que se instauraron para pensionistas», señaló.

Desde Andalucía se insistió en la misma idea: «Hemos pedido en reiteradas ocasiones que se deroguen los decretos que se establecieron por decreto en 2012, porque no es posible que recaigan sobre las personas con mayores dificultades los gastos de farmacia», declaró la consejera de Igualdad y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio.

La polémica por la revisión del copago de los pensionistas coincidió con una reunión de la ministra con los sindicatos, en la que también le trasladaron su negativa. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF)le reiteró su rechazo a la implantación de nuevos tramos de copago farmacéutico para los pensionistas y le pide que busque «más variables» para conseguir ahorros en sanidad. «Hay que ver qué propone el gobierno pero CSIF no está a favor de que se establezca copago en ningún servicio público», defendió el presidente del sindicato, Miguel Borra

UGT recordó que el gasto farmaceútico es clave para los pensionistas y señaló que la mayoría de ellos cobran una prestación que oscila entre 600 y 700 euros. También criticó que la propuesta no se haya consultado previamente con UGT y anunció movilizaciones si se toman este tipo de iniciativas. La ministra reconoció a los sindicatos que el tema está en estudio a la espera de concretarlo con las comunidades autónomas.

Toda la actualidad en portada

comentarios