El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo
El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo - EFE

ReválidaLa Lomce reduce la tasa de abandono escolar temprano del 26,3% al 19,8%

Educación defenderá mañana viernes los logros de la ley educativa en la Conferencia Sectorial a la que acudirán las comunidades autónomas

MadridActualizado:

El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, afronta mañana una complicada conferencia sectorial con los consejeros autonómicos en la que se abordarán los proyectos de Real Decreto de regulación de las evaluaciones finales de ESO y Bachillerato, a las que doce comunidades se oponen frontalmente. Además, será inevitable el debate sobre la realización de la evaluación final de sexto de Primaria que estos días acometen todas las comunidades gobernadas por el PP a excepción de Murcia (que la hará del 16 al 19 de mayo). Las gobernadas por el PSOE, según ha podido saber ABC, la realizarán la primera quincena del mes de junio «para perturbar lo menos posible el desarrollo del curso escolar», explicaban a este diario fuentes socialistas.

La prueba que realizarán en junio las siete comunidades del PSOE, más Cantabria, no será exactamente como indica la Lomce (externa y evaluada por funcionarios) y se basará en la evaluación continua que los propios docentes del centro han ido realizando a sus alumnos. Eso sí, el informe que los profesores de los centros realicen de cada alumno será «certificado» por una comisión externa de profesores funcionarios. De esta manera, aseguraban ayer este diario fuentes socialistas, «se cumplirá con la ley».

El rechazo de los nacionalistas

Cuestión distinta es el caso de las comunidades gobernadas por los nacionalistas (Cataluña, Canarias, Navarra y País Vasco). Especialmente incierto es el escenario del País Vasco, cuya consejera no ha dejado de insistir en que «este año no va a haber una evaluación diagnóstica en sexto de Primaria».

Prueba del tenso ambiente que se vivirá mañana fue el desarrollo de la Comisión General de Educación, una suerte de reunión preparatoria de la sectorial que ayer terminó sin aprobarse siquiera el acta y con la petición de retirada del proyecto de Real Decreto de regulación de las evaluaciones de ESO y Bachillerato. El Ministerio había remitido a las Comunidades ese texto para su debate y elaboración del definitivo, pero no parece que haya muchas opciones de diálogo.

Sin embargo, desde el departamento que dirige Méndez de Vigo, ayer insistían en su voluntad de alcanzar acuerdos como el conseguido hace unas semanas con los rectores para que la prueba final de Bachillerato pueda sustituir a la Prueba de Acceso a la Universidad.

La Lomce recupera, según el Ministerio, la cultura del esfuerzo

También recordaron los logros que en estos años se han ido consiguiendo con la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), como la reducción de la tasa de abandono escolar temprano desde el 26,3%, la más alta de la UE, al 19,8%, que pone a nuestro país a tiro del objetivo del 15% marcado por la UE para 2020; la puesta en marcha de la Formación Profesional (FP) Básica y de la FP Dual, que ya cuenta con cerca de 200.000 alumnos; y el aumento en general de los matriculados en FP, siguiendo la tendencia de países como Alemania. Igualmente subrayaron la importancia del aumento del peso de las asignaturas troncales (marcadas por el Estado) desde un 40% a un 60% y la mayor autonomía que la Lomce confiere a los centros o la recuperación de la cultura del esfuerzo con la reduccion de cuatro a dos de las asignaturas suspensas con las que se pasa de curso o la implantación de las evaluaciones finales de etapa.

En cuanto a la reversión de las duras medidas que el Gobierno del PP se vio obligado a tomar en 2012 como consecuencia de la difícil situación económica que se encontró, Educación recalcó ayer la recuperación de la tasa de reemplazo desde el 10% al 100%, la bajada de la ratio de profesor alumno o la recuperación de las ayudas para libros (51 millones de euros).