Consulta en un Centro de Salud
Consulta en un Centro de Salud - ARCHIVO
ANTIBIOTERAPIA

Los macrólidos, como la eritromicina, son seguros para tratar las infecciones respiratorias

Comparados con otros antibióticos, se asocian con un riesgo similar de arritmias graves y con un menor riesgo de mortalidad general

MADRIDActualizado:

Los macrólidos son una familia de antibióticos comúnmente utilizados para el tratamiento de las infecciones respiratorias. Es el caso, entre otros macrólidos, de la eritromicina y la claritromicina, antibióticos que los médicos prescriben habitualmente para su uso por los pacientes en sus propios domicilios. El problema es que, según algunos estudios, los macrólidos aumentan el riesgo de arritmias coronarias graves y de muerte. Tal es así que la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) ya emitió un comunicado en 2013 alertando de estos riesgos asociados. Sin embargo, un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto de Ciencias Clínicas Evaluativas en Toronto (Canadá) muestra que los macrólidos son seguros, cuando menos en lo que respecta al riesgo de arritmias graves y mortalidad general.

Como destaca Amit Garg, director de esta investigación publicada en la revista «Canadian Medical Association Journal», «en nuestro estudio hemos podido observar que, comparados con otros antibióticos, los macrólidos se asocian con un riesgo similar de arritmias ventriculares y, sobre todo, con un riesgo ligeramente inferior de mortalidad por cualquier causa».

Tampoco en pacientes coronarios

Para llevar a cabo el estudio, los autores evaluaron los historiales clínicos de cerca de 60.000 personas mayores de 64 años –un 57% mujeres, estableciéndose la edad promedio en 74 años– de Ontario, la provincia canadiense de mayor extensión. Concretamente, los investigadores compararon los historiales de las personas que tomaron macrólidos y los compararon con los de aquellas que, con una edad y estado de salud similares, fueron tratados con antibióticos de otras familias.

Los resultados mostraron que, comparados frente a otros antibióticos, los macrólidos no se asociaron con un mayor riesgo de efectos adversos en los pacientes con insuficiencia cardiaca, cardiopatía isquémica o enfermedad renal crónica (ERC).

Comparados con otros antibióticos, los macrólidos se asocian con un riesgo ligeramente inferior de mortalidad por cualquier causaAmit Garg

Como indica Amit Garg, «contrariamente a lo mostrado en estudios previos, hemos observado que la presentación de estas enfermedades no aumenta el riesgo de arritmias y mortalidad asociado a los macrólidos. Sea como fuere, estos resultados deben ser interpretados con cautela, y los médicos deben siempre considerar el riesgo de efectos adversos que puede presentar cada paciente antes de prescribirle un macrólido o cualquier otro antibiótico».

La FDA ‘exagera’

Los macrólidos son unos de los antibióticos más utilizados para el tratamiento extrahospitalario de las infecciones bacterianas. Solo en el año 2010 se prescribieron en Estados Unidos más de 57 millones de recetas para uso domiciliario de esta familia de antibióticos.

De ahí la importancia del nuevo estudio, pues como concluyen los autores, «nuestros resultados servirán para tranquilizar a todos aquellos médicos que prescriben macrólidos a un amplio rango de pacientes en su práctica clínica rutinaria».

De hecho, concluye Amit Garg, «nuestros hallazgos sugieren que la alerta de la FDA a este respecto podría ser exagerada».