NEFROPATÍA DIABÉTICA

Investigadores españoles diseñan un compuesto para prevenir el daño renal por la diabetes

Los resultados muestran su eficacia a la hora de ralentizar la progresión de la enfermedad renal en modelos animales de diabetes

Nefropatía diabética
Nefropatía diabética - WIKIPEDIA

En torno a 400 millones de personas de todo el mundo –y más de 6 millones de españoles– padecen diabetes mellitus, conjunto de trastornos metabólicos caracterizados por la incapacidad por el organismo de producir o utilizar adecuadamente la insulina –esto es, la hormona responsable de que las células capten la glucosa de la sangre para producir la energía–. El resultado es un exceso de glucosa en el torrente circulatorio, lo que a largo plazo conlleva un daño en múltiples órganos. Es el caso, muy especialmente, de los riñones. De hecho, la diabetes es la principal causa de enfermedad renal crónica y, por tanto, de que los pacientes acaben requiriendo diálisis e, incluso, un trasplante de riñón. Y es que aún a día de hoy no existe ningún tratamiento eficaz para evitar el desarrollo de esta ‘nefropatía diabética’ –o lo que es lo mismo, de la enfermedad renal asociada a la diabetes–. De ahí la importancia de un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid, en el que se describe una nueva estrategia para prevenir o, en su defecto, ralentizar, la progresión del deterioro de la función renal.

Concretamente, el nuevo estudio, llevado a cabo con un modelo animal –ratones– y publicado en la revista «Journal of the American Society of Nephrology», muestra la eficacia de un compuesto experimental a la hora de detener la progresión de la nefropatía diabética. Un aspecto muy a tener en cuenta dado que hasta una tercera parte de los pacientes con diabetes acaban padeciendo esta enfermedad renal.

Proteger los riñones

La vía de señalización celular JAK/STAT, implicada en el daño que provocan los niveles elevados de glucosa en sangre sobre las células renales, se encuentra activada de una forma crónica en los pacientes con diabetes. Por ello, los investigadores han diseñado un compuesto que imita a la denominada ‘proteína supresora de la señalización de citoquinas-1’ (SOCS-1), responsable de la regulación de la vía JAK/STAT.

Y este nuevo compuesto, aún en sus primeras fases de desarrollo, ¿es eficaz? Pues sí, y mucho. De hecho, los resultados de este estudio llevado a cabo con modelos animales –ratones– de diabetes muestran que es capaz de entrar en las células renales e inhibir los efectos deletéreos provocados por los niveles plasmáticos de glucosa, ralentizando así la progresión de la enfermedad renal.

El nuevo compuesto supone un enfoque novedoso para combatir las complicaciones crónicas de la diabetesCarmen Gómez Guerrero

Es más; el compuesto también fue capaz de proteger los riñones en todas las fases, iniciales o avanzadas, de la diabetes, mejorando así la función renal. Y asimismo, redujo la expresión de genes asociados con la inflamación y cicatrización de los riñones. Unos beneficios, además, que resultaron en todo momento independientes de los niveles de glucosa en sangre.

Como explica Carmen Gómez Guerrero, co-autora del estudio junto a Jesús Ejido, «nuestro objetivo es desarrollar este compuesto como un nuevo enfoque para combatir las complicaciones crónicas de la diabetes. Así, nuestra intención es iniciar el desarrollo preclínico del compuesto para su evaluación en los ensayos clínicos».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios