En 2016 se recogieron 753.509,18 toneladas de vidrio procedente de los contenedores urbanos
En 2016 se recogieron 753.509,18 toneladas de vidrio procedente de los contenedores urbanos - ECOVIDRIO
RECICLAJE

Vidrio, el círculo perfecto

Los envases de este material son 100% reciclables, evitando la emisión de CO2 a la atmósfera

Actualizado:

Cuentan que el pintor italiano Giotto fue capaz de dibujar a mano alzada y de un solo trazo un círculo geométricamente perfecto. En la actualidad, un buen número de ciudadanos informados y responsables contribuyen cada día a cerrar otro círculo igual de correcto: el del reciclado de vidrio. El 79% de los españoles que, según las encuestas, separan siempre las botellas y frascos que genera su vida cotidiana saben que cualquier envase de este material origina otro de manera indefinida. Los tarros, por ejemplo, que se depositan en los más de 211.000 iglús verdes que hay en las calles de los municipios españoles, llegan hasta las plantas de tratamiento, donde se separan, limpian y trituran, posibilitando que el 100% de ese calcín resultante se convierta en nuevos botellines disponibles en los lineales de los supermercados.

El 79% de los españoles asegura separar siempre los envases de vidrio

Cuando se emplea vidrio reciclado, además, se evita la extracción de materias primas, así como la erosión derivada de ésta. Otra particularidad del vidrio reciclado guarda relación con su menor temperatura de fundición, originando un menor gasto energético y una menor cantidad de gases contaminantes. El reciclaje de vidrio, sin ir más lejos, supuso el año pasado el ahorro de 900.000 toneladas de materias primas e impidió que 504.000 toneladas de CO2 se liberaran a la atmósfera. Se trata del peso equivalente a dos veces el Empire State de Nueva York y como retirar de la circulación más de 123.000 coches durante un año, respectivamente, apuntan desde Ecovidrio, entidad sin ánimo de lucro que gestiona el reciclado de vidrio en España.

Cambio climático

Por detrás de la pobreza, el terrorismo y la crisis económica, el cambio climático constituye el cuarto problema a nivel mundial al que se enfrenta la sociedad, de acuerdo con el último Eurobarómetro de la Comisión Europea. El ejecutivo europeo ya ha marcado unos objetivos muy claros en materia de sostenibilidad hasta el año 2030. Y el Gobierno español quiere cumplirlos con la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Hasta mediados del mes pasado permaneció abierto el proceso de consulta pública previo a la elaboración del anteproyecto de la mencionada Ley, que buscará, también, alcanzar los compromisos que consensuaron los países miembros de las Naciones Unidas en el Acuerdo de París de 2015, garantizándose un modelo económico que posibilite el crecimiento y el bienestar de las sociedades y de las personas con el menor coste posible. «La correcta gestión de los residuos tiene un papel fundamental en la lucha contra el cambio climático», explica Beatriz Egido, portavoz de Ecovidrio, quien celebra el paso al frente dado por los ministerios de Medio Ambiente y Energía, pero considera preciso que se fomenten medidas complementarias, como el reciclaje de la materia orgánica o el canon al vertido, suscitando un mayor compromiso con el reciclado.

Ecovidrio realiza más de 300 campañas cada año dirigidas, entre otros, a escolares y hosteleros, para concienciar sobre el calentamiento global y sus consecuencias.