Internacional

Trump arrebata a Clinton el discurso antiyihadista

El candidato republicano ataca a Obama y Clinton por su «inacción» frente al terror y anuncia una mayor «dureza»

Donald Trump, durante un mitin
Donald Trump, durante un mitin - REUTERS
MANUEL ERICE Corresponsal En Washington - Actualizado: Guardado en:

El terrorismo vuelve a la campaña. No es una buena noticia para Hillary Clinton, aferrada a un mensaje frente a los yihadistas de Daesh que intenta navegar entre las aguas de la firmeza y el perfil bajo. Enfrente, Donald Trump, con la ventaja del cheque en blanco que sus fieles le otorgan, arriesga sin importarle que el tiempo pueda desmentir sus aventuradas palabras.

Cuando se produjo el triple ataque de Nueva York, Nueva Jersey y Minesota, Trump salió en tromba contra los terroristas, incluso antes de la primera versión de las autoridades. Cinco horas después, en plena confusión en Manhattan, se refirió a los sucesos como «atentados». Mensaje que complementaría con una crítica a Obama y Clinton por su inacción frente al terror, anunciando «dureza» y reiterando que «su política de fronteras abiertas pone en peligro al país».

Doctrina Obama

Frente a la determinación del candidato republicano, la sucesión de líderes demócratas que compareció, incluida Clinton, se empeñó en abrazar la doctrina Obama: cuantas más alusiones directas al terrorismo y sus autores, más beneficio para los yihadistas. El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, se remitió a los investigadores, y, sólo día y medio después, apuntó: «Tenemos motivos para pensar que ha sido un acto terrorista». El gobernador del estado, Andrew Cuomo, tuvo que rectificar tras haber descartado inicialmente una conexión internacional y no haber hecho mención alguna a un ataque. Hillary Clinton reaccionó al día siguiente con un mensaje prudente, sin riesgos, tanto que rozaba la obviedad. Apoyó a las autoridades y prefirió esperar a la investigación policial. Nada sobre el terror, al margen de cuál fuera la autoría. Ayer, poco antes del alcalde neoyorquino, lanzó su primera proclama contundente: «Vamos a por los malos y los vamos a atrapar». Para después volver a la estrategia: «Pero no vamos a ir por una región entera». En medio de la demanda republicana de cerrar el programa de acogida de refugiados sirios, la candidata demócrata arremetió contra Trump por «incitar a la violencia y al odio» con su indiscriminada inculpación a los musulmanes de Estados Unidos.

Está por ver el efecto en la campaña, pero las reacciones a cada atentado transmiten la sensación de que Clinton va pierde iniciativa frente al magnate.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios