¿Quién es quién en el enfrentamiento en Oriente Próximo?

La decisión de Donald Trump de retirar a Estados Unidos del pacto nuclear con Irán ha agravado las tensiones en la región

MADRIDActualizado:

Enemistades históricas y enfrentamientos de carácter, en parte, religioso, explican la crítica situación que atraviesa Oriente Próximo.

123
  1. Israel - Benjamín Netanyahu

    REUTERS

    El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, es un enemigo declarado de Irán. La enemistad entre ambos países se remonta, con algunos matices, a la revolución islámica que en 1979 aupó a los ayatolás al poder. Aunque en los años 80 ambas potencias compartieron intereses, lo cierto es que la relación se deterioró rápidamente durante la siguiente década, cuando Teherán hizo de Washington y de Tel Aviv sus dos principales enemigos. El enfrentamiento entre Israel e Irán se ha agravado por el apoyo que Irán concede al régimen de Al Assad en Siria. También hay motivos religiosos: Al Assad pertenece a una secta del chiísmo; Irán, la gran potencia chiíta.

    Este jueves, Israel ha denunciado ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas una «agresión» en su contra por parte de Irán y ha pedido a las potencias que exijan a Teherán la salida de sus fuerzas militares de Siria. El embajador israelí ante Naciones Unidas, Danny Danon, ha escrito al Consejo para demandar una condena del ataque supuestamente lanzado por tropas de Irán contra su país, al que Israel ha respondido con bombardeos contra bases iraníes en Siria y contra fuerzas gubernamentales de Damasco. «Israel considera al Gobierno de Irán, junto al régimen sirio, directamente responsable por este ataque y continuaremos defendiendo a nuestro ciudadanos con vigor frente a todos los actos de agresión», ha dicho en un comunicado.

  2. Irán - Hasán Rohani

    EFE

    El presidente iraní, Hasán Rohani, reaccionó mal después de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunciase que se retiraba del acuerdo nuclear rubricado por su predecesor Obama. El mandatario defiende los intereses de su país en la región, entre los que se encuentran combatir por la hegemonía regional con Arabia Saudí, una competencia que, en parte, se explica por razones de índole religiosa vinculadas a las divisiones en el seno del Islam: Teherán es la gran defensora del chiísmo, mientras que Riad es la cabeza del sunismo en una de sus versiones más radicales, el wahabismo. Esta oposición también permite comprender la situación en Siria. Durante años, uno de los grandes enemigos de los Assad, que pertenecen a la minoría drusa, fueron los Hermanos Musulmanes, un grupo suní.

  3. Siria - Bashar Al Assad

    REUTERS

    El presidente de Siria, Bashar Al Assad, ha logrado sobrevivir a la guerra que destroza su país desde hace años. Lo ha conseguido, en buena medida, gracias a la ayuda que le ha brindado Irán e Hizbulá, un grupo terrorista con sede en Líbano. Los problemas de Tel Aviv con Teherán ya se han explicado; los de Hizbulá son particularmente graves, dado que Israel comparte frontera con Líbano.

    El padre de Bashar, Hafez Al Assad, accedió al poder en Siria después de un golpe de Estado en 1970. Al frente del país, encabezó la ofensiva de Yom Kippur en 1973, una guerra que le enfrentó contra Israel y con la que pretendía recuperar los Altos del Golán, ganados durante la guerra de los Seis Días de 1967 por el Estado judío. Hafez también acabó con las revueltas de los Hermanos Musulmanes en Siria, siendo muy recordada la brutal represión en Hama en 1982.

    «Enfrentamiento directo»

    Siria se ha mostrado desafiante tras haber sido golpeada durante la noche por decenas de bombardeos israelíes, que supuestamente tuvieron como objetivo a fuerzas sirias e iraníes, y ha advertido de que abren las puertas a un «enfrentamiento directo» entre los dos países. Los ataques contra posiciones de las fuerzas gubernamentales y sus aliados, incluido el grupo chií libanés Hizbulá, en diferentes puntos del país, marcan «una nueva etapa de la agresión contra Siria», que ahora llevan a cabo «los protagonistas en lugar que los agentes», ha asegurado una fuente del Ministerio de Exteriores sirio citada por la agencia oficial de noticias, SANA.

    Asimismo, la fuente ha advertido de que la acción militar del país vecino «va a aumentar la tensión» regional y representa «una amenaza seria a la seguridad y la paz internacional». Anteriormente, el portavoz de la Comandancia General de las Fuerzas Armadas Sirias, Ali Maihub, afirmó en un discurso televisado que el ejército está dispuesto a «hacer frente a cualquier agresión con toda responsabilidad y firmeza».