Pedro Rodríguez

Donald vs. el orden liberal

Trump es imprevisible salvo en su obsesión de hacer siempre lo contrario a Obama

Pedro Rodríguez
MADRIDActualizado:

Ante la necesidad permanente de encontrar sentido a las decisiones del actual presidente de EE.UU., se ha venido utilizando una especie de carta comodín. De acuerdo a esta conveniente explicación: Trump es imprevisible. Sin embargo, tras un año y cuatro meses en la Casa Blanca, ese conveniente argumento para descifrar lo más ignoto del trumpismo presenta una obsesiva excepción: hacer siempre lo contrario a Obama.

El pacto nuclear con Irán, a pesar de todas sus evidentes limitaciones, fue uno de los grandes logros diplomáticas del anterior gobierno americano. Lo que dentro de la frustrante lógica que destila la envidia de Trump hacia su predecesor, es razón más que suficiente para renegar del acuerdo. No importa que esa irresponsable decisión cuestione todavía más el papel de EE.UU. en el mundo. No importa que los grandes aliados europeos hayan implorado a Trump no dejarse llevar por sus impulsos más ignorantes. No importa que la decisión suponga el riesgo de que Washington quede mucho más aislado que Teherán. No importa que todo esto, en última instancia, no sirva absolutamente para controlar el programa nuclear de Irán.

Al final, en la toma de decisiones del presidente ha pesado mucho más su petulancia, los halcones que le asesoran y los hard-liners que le respaldan. Esta infalible patulea populista no ha querido darse cuenta que solo se intentaba ganar tiempo, que el punto de partida/llegada no era la incondicional capitulación de Irán. Escuchando a Trump y sus palmeros, pareciera que los ayatolás ya hubieran logrado su propio arsenal nuclear con el dinero borracho que les facilitó Obama.

No dice mucho que una decisión de este calibre tan problemático haya sido jaleada tan solo por Israel y Arabia Saudí. Cuesta dudar que se trata de otro gran clavo en el ataúd del orden liberal internacional orquestado tras la II Guerra Mundial por EE.UU. a partir de piezas cada vez más cuestionadas: interdependencia, multilateralismo, seguridad colectiva, libre comercio, cooperación, arbitraje, mediación, diplomacia, reglas, instituciones, acuerdos…