Internacional

Evacuaciones masivas en el norte de Israel por los incendios

Más de 60.000 personas han sido desalojadas de la ciudad de Haifa por una ola de fuegos que afecta a todo el país. La Policía investiga si hay motivos «políticos» detrás de ellos

El fuego está devastando zonas de la ciudad de Haifa, en el norte de Israel
El fuego está devastando zonas de la ciudad de Haifa, en el norte de Israel - REUTERS
EFE - @abc_es - Actualizado: Guardado en:

Un incendio forestal ha obligado a evacuar más de 60.000 personas de la ciudad de Haifa, en el norte de Israel. El fuego se ha extendido a varios barrios de esta población, dentro de una ola de incendios por todo el país que están siendo investigados por los servicios secretos.

Al menos once barrios están afectados por un incendio que comenzó hoy en una zona boscosa en la parte suroeste de Haifa y que ha obligado a desalojar los dos campus universitarios en las colinas del monte Carmel: la Universidad de Haifa y el politécnico Tejnión.

Fuentes policiales informaron de que hasta ahora se ha evacuado a miles de personas de los barrios de Denia, Ramot Sapir, Ramat Jen, Ahuza, Romema, Ramat Eshkol, Beguin y Ramat Golda, en los que se han registrado cuantiosos daños materiales. «Hemos evacuado a 60.000 habitantes, no tiene precedentes», dijo a los periodistas Yona Yahav, alcalde de una ciudad donde conviven árabes y judíos. Los servicios de emergencia han prestado asistencia a unas 60 personas, en estado leve y afectadas en su mayoría por inhalación de humo.

El incendio de Haifa se suma a una cadena de fuegos desatada el martes que ha cortado carreteras y ha causado importantes daños materiales. Hoy se detectaron varios focos en los cruces de Shaar Hagay (acceso a las montañas que conducen a Jerusalén), las localidades de Rishón Letzión, Modiín y Cesarea, el asentamiento judío de Talamón, y los alrededores de la ciudad árabe-israelí de Um El Fahem. En días anteriores, el fuego afectó al menos a otras cuatro localidades israelíes, entre ellas la histórica Zijrón Yaacov, entre Tel Aviv y Haifa.

El jefe de la policía israelí, Roni Alshej, reveló hoy que algunos de los incendios fueron provocados, aunque apuntó que «no se trata de una acción organizada, sino de (personas) que han aprovechado la oportunidad». El servicio secreto investiga si se trata de un ataque nacionalista, es decir, cometido por palestinos o por árabe-israelíes, aseguró el digital israelí Ynet.

Los incendios se han visto avivados por los fuertes vientos que soplan esta semana en la región y por una sequía que asuela la zona después del verano. «Este noviembre está siendo extremadamente seco. No hemos tenido lluvia. La sequía alienta que cualquier fuego pequeño se propague rápidamente. Las condiciones meteorológicas son muy propicias para el fuego», explicó en rueda de prensa telefónica el meteorólogo Noah Wolfson, subdirector del servicio Meteotech.

Israel ha pedido ayuda internacional para combatir los incendios, que afectan ya a más de cien hectáreas y han dejado numerosas viviendas carbonizadas. Hoy aterrizaron desde Grecia y Chipre aviones para la extinción y se espera la llegada de aparatos de Croacia, Italia, Rusia y Turquía, después de que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, hiciera un llamamiento para reforzar los servicios de emergencia.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios