Internacional

La Policía evita un ataque con bomba química en Londres inspirado en Daesh

Detenidos dos hermanos de 19 y 20 años en su domicilio al Oeste de la capital

Dos agentes británicos vigilas las inmediaciones del Parlamento de Londres el pasado mes de marzo
Dos agentes británicos vigilas las inmediaciones del Parlamento de Londres el pasado mes de marzo - AFP
LUIS VENTOSO Corresponsal En Londres - Actualizado: Guardado en:

La policía y el servicio de inteligencia MI5 han evitado lo que podría ser el intento de atentado más importante en tres años en Londres. Dos hermanos de 19 y 20 años fueron detenidos en su domicilio del Oeste de la capital y se ha arrestado a un cómplice, también de 19 años y de origen iraquí, en Kennington, un barrio del Sur. El grupo se inspiraba en la propaganda por internet de Daesh y había comenzado a hacer acopio de material para preparar una bomba química, aunque estaban todavía en fase inicial. El objetivo no eran militares ni policías, sino los transeúntes, al estilo de los ataques que han sufrido Bélgica, Francia o Alemania.

La operación, en la que han intervenido docenas de agentes, se prolongó con registros de casas y vehículos en varios puntos de Londres. Las fuerzas de seguridad creen que planeaban cometer «una atrocidad significativa». Los dos hermanos intentaban también hacerse con pistolas y otras armas y se teme que podían barajar además tiroteos callejeros, al modo de lo sucedido en París.

El tercer arrestado, el joven de 19 años que vivía con su familia en el Sureste de Londres, llegó en 2007 al Reino Unido, procedente de la localidad iraquí de Mosul. Como sucede tantas veces, sus vecinos cuentan ahora que era «un adolescente normal, que de repente se radicalizó y comenzó a vestir ropa islamista». Se cree que los tres jóvenes no recibían instrucción directa desde Siria o Irak, sino que actuaban por imitación y espoleados a través de la propaganda en red.

Algunos medios especulan también con que podrían haber sido aleccionados por el imán extremista Anjem Choudary, condenado esta semana a cinco años y medio de cárcel por apología del Daesh. Choudary, un habilidoso abogado, llevaba veinte años eludiendo la cárcel, a pesar de que se cree que radicalizó a los autores de los atentados del 2005 y el 2013. Algunas fuentes temen que se produzcan intentos de atentados en represalia por la condena del predicador. Pero la operación contra los dos hermanos es fruto de una larga investigación policial y de espionaje, anterior al fallo judicial de esta semana.

El Reino Unido sufrió el golpe del terrorismo islamista de manera dramática en julio de 2005, con los atentados en el metro y un autobús de Londres, que dejaron 56 muertos; y también en 2013, con el asesinato en plena calle del joven soldado Lee Rigby, que fue degollado.

Desde que comenzó la ofensiva de militantes del Daesh en Europa, Gran Bretaña ha logrado evitar un golpe, con constantes redadas y un importante reforzamiento policial en las estaciones de metro y tren y en puertos y aeropuertos. El país está en el segundo nivel máximo de alerta antiterrorista desde agosto de 2014 y unos 700 jóvenes musulmanes británicos se han enrolado en el llamado califato en Siria e Irak.

Pese a los éxitos policiales, David Cameron reconoció a comienzos de este año que tarde o temprano el Reino Unido sufrirá un gran atentado. Sir Bernard Hogan-Howe, el jefe de Scotland Yard, expresó en julio la misma opinión y afirmó en relación a un posible ataque en suelo británico al estilo Daesh que «el tema es ‘cuándo’ y no ‘si’».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios