Lady Lucan en su casa de Belgravia
Lady Lucan en su casa de Belgravia - ABC

La venganza de la viuda más misteriosa de Reino Unido

El testamento de Lady Lucan encerraba una última sorpresa; desheredó a sus hijos y dona toda su fortuna a la beneficencia

MADRIDActualizado:

Durante más de cuatro décadas, Reino Unido ha vivido ensimismado con el bautizado como «caso Lucan». El conde Lucan asesinó a finales de 1974 a la niñera en su domicilio familiar de Belgravia (una exclusiva zona de Londres, trufada de embajadas y edificios oficiales) y nunca más se volvió a saber de él. Fue dado por muerto en 1999, aunque la sentencia de su defunción no se firmó hasta 2015. Dos años más tarde, el pasado 30 de septiembre Inglaterra desayunaba con la muerte de Lady Lucan a los 80 años. Hace una semana se desvelaba que su fallecimiento no obedecía a causas naturales, sino que se había suicidado con un cóctel de alcohol y pastillas. Pero el último capítulo de su azarosa vida estaba aún por llegar.

Lady Lucan desheredó a sus tres hijos y ha dejado toda su fortuna a una organización benéfica. «Mamá se lo ha dejado todo a Shelter», declaraba el domingo al diario «Daily Mail» su hija Camilla Bingham, haciendo alusión a una ONG que apoya a las personas sintecho. Además de Camilla, tenía otro dos hijos, Frances y George, el ahora octavo conde de Lucan. Lady Lucan había roto las relaciones con su familia desde la década de 1980, y continuó declinando el contacto con ellos hasta su muerte.

Una portavoz de la organización Shelter confirmó la donación de Lady Lucan. «En un momento en que más de 300,000 personas en Gran Bretaña no tienen un hogar, estamos increíblemente agradecidos por el apoyo que recibimos». «Los bienes de Lady Lucan ayudarán a Shelter a seguir luchando contra las malas viviendas y la falta de vivienda».

El matrimonio Lucan en los años 70
El matrimonio Lucan en los años 70-ARCHIVO ABC

Lady Lucan había sido la única testigo de los terribles acontecimientos acaecidos en 1974 que culminaron con el asesinato de la niñera de sus hijos, Sandra Rivett, de 29 años. La condesa siempre sostuvo que la niñera había sido golpeada hasta la muerte por su marido, John Bingham, el séptimo conde de Lucan, en la penumbra del sótano. Al parecer, confundió a Rivett con su esposa. Lady Lucan también fue golpeada antes de escapar y dar la alarma en un pub cercano, el Plumbers Arms.