Meghan Markle en una de las escenas de la serie que protagoniza, «Suits»
Meghan Markle en una de las escenas de la serie que protagoniza, «Suits» - ABC

Tres cosas que Meghan Markle ya no podrá hacer al entrar en la familia Windsor

De convertirse en mujer del príncipe Enrique de Inglaterra, la actriz deberá hacer ciertos cambios en su vida que conllevarán algún que otro sacrificio

MADRIDActualizado:

Muchas mujeres desearían estar en la piel de Meghan Markle, simplemente por el hecho de poder convertirse en una princesa, como si los sueños que tenían de niñas se hiciesen realidad. Pero no todo es oro lo que reluce. Su más que posible compromiso con el príncipe Enrique de Inglaterra y, por consiguiente, su entrada en la familia Windsor, también conlleva ciertos sacrificios.

La vida cotidiana -entendiendo que es una conocida actriz- que hasta ahora llevaba podría dar un giro de 180 grados si realmente se compromete con el príncipe. Deberá convertirse en una «royal» a tiempo completo. Poco a poco tendrá que ir desprendiéndose de partes importantes de su vida para poder ser una «digna» integrante de la realeza. No hay que olvidar que tendrá que ser un postre «al gusto» de la Reina Isabel II, ya que como monarca y según la Ley de Matrimonios Reales promulgada en el año 1772, tendrá que dar su consentimiento al enlace. Pero, ¿qué cosas ya no podrá hacer si se convierte en un miembro más de la Familia Real inglesa?

Estrella de photocalls

Una de aspectos a los que se tendrá que ir habituando Markle es a dejar de reinar en las alfombras rojas y los photocalls. Los eventos de este tipo no son «dignos» de una princesa, al menos por el momento, aunque con la tradición que impera en la Familia Real inglesa sería extraño que las cosas cambiaran. Ahora se codeará con otros miembros de la alta sociedad. Tampoco debería poder conceder entrevistas alegremente sin la previa aprobación de la Casa Real.

Actriz en la pequeña y gran pantalla

Recientemente, Markle ha anunciado que deja «Suits», la exitosa serie que lleva protagonizando varias temporadas junto a los actores Gabriel Macht y Patrick J. Adams. Al igual que le sucedió a Grace Kelly al convertirse en Princesa de Mónaco por su matrimonio con el príncipe Raniero de Mónaco, su papel como actriz es incompatible con lo que aspira a convertirse. Polémicas fueron las imágenes en las Markle aparecía ligera de ropa practicando sexo en televisión. Trajeron más de un quebradero de cabeza a la que podría convertirse en su familia, acostumbrada a evitar cualquier tipo de escándalo, que ya bastante tuvieron con Diana de Gales o con el topless de la Duquesa de Cambridge en 2012.

Con lo que sí podrá continuar es con su labor humanitaria, algo que le encanta. Lleva años trabajando como embajadora global de World Vision Canada, una ONG que trata de mejorar la vida de aquellos que viven en zonas de conflicto, y en otras muchas organizaciones. Un papel que, como princesa, desempeñará con soltura.

Tener su propio blog

Hasta hace no mucho, Meghan Markle no era solo conocida por su faceta como actriz, sino que también era bloguera. The Tig era una web de «lifestyle» en la que la novia del príncipe Enrique de Inglaterra abordaba temas de viajes, moda, belleza y gastronomía. Tras más de tres compartiendo sus pensamientos y experiencias, decidió cerrarlo, ya pensando en su posible papel como princesa. Todo conlleva sacrificios.