Tribunales

El presunto pederasta de Ciudad Lineal se niega a declarar y está «muy cabreado»

Así lo ha dicho su abogado antes de que empezara la vista oral porque «ya está juzgado»

El presunto pederasta de Ciudad Lineal, Antonio Ortiz, esta mañana - ABC
M. J. ÁLVAREZ - @mariajo_abc Madrid - Actualizado: Guardado en:

El presunto pederasta de Ciudad Lineal, Antonio Ortiz, no ha declarado hoy, cuando ha arrancado el juicio en el que la Fiscalía le acusa de la comisión de cuatro delitos de agresiobes sexuales, otros cuatro de detención ilegal y uno de lesiones. Nunca lo ha hecho ni ante la Policía ni en fase de instrucción.

Por ello pide una pena de 77 años y seis meses de prisión mientras que las acusaciones elevan las condenas hasta los 126 por incluir dos delitos de tentativa de homicidio.

El procesado ha confirmado ante el tribunal que no iba a declarar con una sonrisa, como se puede apreciar en la fotografía, en la que también se le puede observar más delgado y demacrado que cuando fue detenido. «No voy a declarar señoría», ha dicho.

La sonrisa de Ortiz, esta mañana
La sonrisa de Ortiz, esta mañana- ABC

Está misma idea también la ha manifestado, minutos antes, su abogado Cristóbal Sitjar. «Está muy cabreado. Ya está juzgado», ha manifestado, tajante. Tras ello, ha añadido que se encuentra bien. «Está vivo», ha dicho de forma lacónica, tras recriminar a los medios de comunicación «que ignoraban el procedimiento».

Más delgado y menos musculoso

A las 10.12 Ortiz, esposado, ha entrado en la sala. Viste un chándal gris con capucha, deportivas negrad y camiseta oscura. Más delgado, bajito y menos musculoso y con una mirada fría, ha echado una ojeada de reojo a los periodistas que esperaban en el pasillo el inicio de la vista oral en la Sala 1, Sección Séptima de la Audiencia Provincial.

De igual modo, el presunto pederasta ha respondido a la presidenta de la sala, María Luisa Aparicio, con un rotundo «sí, las conozco señoría» al ser preguntado por si es consciente de los hechos y las penas a las que se enfrenta, dos años después de que fuera detenido en Santander, donde se refugió en casa de unos familiares para huir del cerco policial.

Según el Ministerio Público, una vez cumplidas las penas de prisión, se impondrá al procesado, por cada uno de los cuatro delitos de agresión sexual, la medida de libertad vigilada durante un periodo de diez años. Además, la Fiscalía, recuerda que, con lo preceptuado en el del Código Penal vigente en la fecha de la comisión de los hechos, el límite máximo de cumplimiento efectivo de la condena será de veinticinco años. La Policía le acusaba de tres raptos más, pero finalmente esos casos fueron archivados durante la instrucción.

Planos detallados

La fiscal ha planteado en la fase de cuestiones previas que se incorporen unos planos detallados de los lugares donde cometió presuntamente las fechorías, ya que los del sumario son de Google.

También ha pedido que se incorpore el testimonio de la psicóloga que atendió a la menor de origen chica agredida por el acusado supuestamente, solicitud a la que se ha accedido, informa Ep.

Además, se ha solicitado que se visione al mismo tiempo las ruedas de reconocimiento con las exploraciones a las víctimas, a lo que ha accedido la Sala.

Tras negarse a declarar, la Sala ha cortado la señal y se ha procedido a realizar el visionado de la exploración de las menores. Durante la instrucción, esta prueba se realizó para que en el juicio las niñas no tuvieran que declarar.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios