Ángel Gabilondo habla ante los medios, ante la mirada de Cifuentes y Ángel Garrido
Ángel Gabilondo habla ante los medios, ante la mirada de Cifuentes y Ángel Garrido

El Pacto por la Regeneración nace sin apoyos ni contenidos

El PSOE pide que no se creen «falsas expectativas»; Cs y Podemos ni asisten a la reunión

MADRIDActualizado:

La presidenta regional, Cristina Cifuentes, ha iniciado sola su andadura por un Pacto por la Regeneración democrática. De momento, a la reunión a la que convocó a los portavoces de todos los grupos políticos para plantear la cuestión sólo acudió ayer la representación socialista; mientras que Podemos y Ciudadanos –los «partidos minoritarios», como los llamó Cifuentes– rechazaron la invitación alegando que la iniciativa del PPúnicamente buscaba titulares. Del encuentro sólo salió un compromiso: el del PSOE de estudiar el documento marco del PP. Y una advertencia también socialista: «No abramos falsas expectativas sobre la posibilidad de llegar a un pacto».

Ángel Gabilondo, portavoz del PSOE, y José Manuel Franco, portavoz adjunto del mismo grupo, se sentaron junto a la presidenta Cifuentes, el consejero de Presidencia, Ángel Garrido, y el portavoz popular, Enrique Ossorio. Una hora después, planteaban sus conclusiones, la principal de las cuales la resumía la presidenta: «Es imprescindible que estemos todos».

Código de mínimos

El PP presentó un documento de mínimos que propone que los políticos basen su labor en «la honestidad, la lealtad, la veracidad, la ejemplaridad y la austeridad». Pide que todos los que se adhieran cumplan unos principios de conducta íntegra, transparencia, no utilizar el cargo para intereses propios, no aceptar regalos o favores y renunciar al cargo si son investigados o condenados por corrupción, entre otros.

Cifuentes: «Convocaremos una nueva reunión más adelante, para dar tiempo a los partidos a estudiar el documento marco»

Estas «consideraciones generales», como las llamó Gabilondo, serán estudiadas por los socialistas. Pero no prometen mucho más; de hecho, su portavoz alertó de que la llamada al pacto se hace «en un contexto muy complejo y complicado», entre partidos que «tenemos posturas distintas» y cuando hay «un debate social muy fuerte sobre la regeneración». «Las confianzas están heridas», concluyó.

Advertía también Gabilondo de que este pacto propuesto por el PP «no tendrá sentido si no es entre todos los grupos; es una condición para que tenga credibilidad». Y por eso avisó: «No abramos falsas expectativas sobre la posibilidad de llegar a un pacto».

Gabilondo: «Este Pacto por la Regeneración no tendrá sentido si no es entre todos los grupos. No abramos falsas expectativas»

Ambos líderes políticos citaron algunas de las iniciativas legislativas sobre regeneración democrática que están en la actualidad «congeladas» en la Asamblea, como la reforma del Estatuto de Autonomía –que necesita una mayoría reforzada– o la Ley de Medidas de Regeneración Democrática. PSOE y PP, como recordó Cifuentes, suman 85 diputados, «el 56,8% de la representación del pueblo madrileño». Una fuerza que tendría un peso a la hora de reactivar la tramitación de estas normas en la Asamblea.

Lorena Ruiz-Huerta: «El pacto nace muerto. Y no queremos que el PP saque un titular a coste del resto de los grupos políticos»

No obstante, ni Cifuentes ni Gabilondo quisieron avanzar compromisos en este sentido tras la reunión de ayer. Coincidieron en señalar que «las leyes llevan su propia tramitación», como dijo Cifuentes; «lo que se haga, se hará en la Asamblea y entre todos los grupos; con ellos, todo; sin ellos, poca cosa», insistió Gabilondo. La presidenta citará de nuevo a los grupos más adelante, tras darles tiempo para que estudien el documento.

Ignacio Aguado: «Ha sido una reunión de viejos partidos y acabará como todos: en un cajón. Que hablen menos y actúen más»

La portavoz de Podemos, Lorena Ruiz-Huerta, cree que «el pacto nace muerto» y no quiso contribuir a que el PP «saque un titular a costa del resto de grupos políticos». Criticó al PSOE –«creo que ha sido un error que acudiera»– y lamentó «la crisis de identidad» de ese partido, que «unas veces en oposición feroz y dura y otras es contemporizador».

Ignacio Aguado, de Cs, fue también crítico con lo que consideró «reunión de los viejos partidos», que «acabará como todo: en un cajón» porque «en regeneración, hablan mucho y actúan poco».