Madrid

Así consiguieron que no muriese por coma etílico los amigos de una niña de 13 años en Leganés

Avisaron a una conductora, que la trasladó a un centro sanitario próximo

En San Martín de la Vega, hace casi un mes, los amigos de la joven muerta no supieron reaccionar asustados

La edad de inicio al consumo de alcohol en España es de algo más de 13 años
La edad de inicio al consumo de alcohol en España es de algo más de 13 años - JOSÉ RAMÓN LADRA

La historia se ha vuelto a repetir aunque esta vez no ha acabado de forma trágica. Otra menor, esta vez, una niña de 13 años, ingresó el viernes pasado en el Hospital Severo Ochoa de Leganés (Madrid) por un coma etílico tras participar en un botellón con sus amigos.

La rápida reacción de estos evitó, a buen seguro, que la niña falleciera. Cuando la vieron desplomarse, inconsciente, llamaron a la Policía Nacional, pero, en lugar de esperar a los servicios de Emergencia, alertaron a una conductora, quien la trasladó al centro sanitario citado. Ayer fue dada de alta y se recupera en su casa con su familia.

Los hechos se produjeron el viernes por la tarde cuando un grupo integrado por unos nueve adolescentes del municipio madrileño de Humanes quedaron para celebrar el cumpleaños de una de las chicas. Acudieron a un comercio regentado por ciudadanos chinos para adquirir vodka y ron. No se sabe aún si fueron ellos los que hicieron la compra o un adulto.

Bebieron más de una hora

Con las bebidas alcohólicas en su poder cogieron el tren y se dirigieron al parque de Arroyo Culebro, situado en la vecina localidad de Leganés. Ahí estuvieron bebiendo durante más de una hora, aproximadamente, según explicaron a ABC fuentes policiales.

En un momento dado, la menor de 13 años, la que más había consumido, se desmayó y cayó al suelo. Eran las 18.30 horas. Fue entonces cuando sus acompañantes, en lugar de asustarse, -como hicieron los amigos de Laura F., la menor de 12 años que murió en San Martín de la Vega tras haber ingerido una botella de ron en la noche de Halloween-, actuaron con la máxima celeridad. La conductora a la que pararon en una de las calles cercanas la condujo hasta el Hospital Severo Ochoa. Estaba en coma etílico, por lo que los médicos dieron parte de lo ocurrido al Juzgado. Una vez estabilizada, la adolescente fue trasladada hasta el Clínico de la capital.

El sábado estaba ya fuera de peligro, por lo que a última hora de la mañana de ayer recibió el alta. La Policía Nacional, que está investigando los hechos, no ha tomado aún declaración a la joven ni a su madre, ya que estaba a la espera de que se restableciera. Aunque esta chica ha podido contarlo, es esencial que los más jóvenes sean conscientes de los peligros que conlleva la ingesta de alcohol, recalcó ayer el consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos. Es preocupante que sea el segundo caso de un coma etílico en la Comunidad de Madrid en menos de un mes entre chicos jovencísimos.

El anterior episodio, el de Laura F., una chica de origen polaco, ocurrió el día 1 de noviembre. Sus amigos, cuando se desvaneció, presas de pánico, la dejaron tendida en el suelo 40 minutos. Por ello, cuando la trasladaron en un carro de supermercado a un centro de salud era demasiado tarde. No era la primera vez que la fallecida hacía botellón y la Policía Local tenía que llevarla borracha hasta su casa.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios