El bipartito de Ferrol, en la picota

Suárez aplaza el debate sobre la crisis de su gobierno hasta después del 25-S

El alcalde populista admite que la situación es «compleja» tras pedir el PSdeG que retire las competencias a la responsable socialista de Urbanismo

Jorge Suárez, alcalde de Ferrol, durante su participación en un acto electoral reciente de En Marea
Jorge Suárez, alcalde de Ferrol, durante su participación en un acto electoral reciente de En Marea - EN MAREA
E. P. RODRÍGUEZ-SOMOZA - @abcengalicia Vigo - Actualizado: Guardado en: Galicia

Que la situación que atraviesa el bipartito de Ferrol no es ni mucho menos la deseable es algo que reconoce el propio alcalde, quien admite que las relaciones con sus socios no pasan por su mejor momentosi es que en alguna ocasión lo hicieron, ya que los encontronazos han sido una constante desde la cita electoral del pasado mes de mayo. Es más, Jorge Suárez (FeC) admite que difícilmente se le podrá encontrar una salida a esta última disputa «sin una crisis». Así lo aseguraba ayer el regidor de la ciudad departamental preguntado al respecto de la petición del PSdeG de retirarle las competencias a una de sus concejalas, concretamente a la edil de Movilidad y Urbanismo, María Fernández Lemos.

La decisión la tomaba la Ejecutiva de los socialistas ferrolanos encabezados por Beatriz Sestayo, que aprobaba con 14 votos a favor y 2 en contra la retirada de la cartera a Fernández Lemos, cuestión, no obstante, que dejaron en manos del regidor rupturista. Será por tanto éste quien tenga la última palabra.

Con todo, Suárez reconoció a la prensa su sorpresa ante el contenido del comunicado lanzado por los de Sestayo el pasado viernes, con acusaciones hacia la edil con la que comparten siglas de «absoluta desconfianza», «oscurantismo», decisiones «unilaterales», «ocultación sistemática de información» o «políticas continuistas con el PPdeG». Según señaló el alcalde, nunca detectó «ninguna discrepancia» cuando se planteó la peatonalización completa del barrio de A Magdalena, para recordar que es una actuación que no solo recogen los socios en sus respectivos programas, sino también en el conjunto. Llamativas son igualmente, en su opinión, las discrepancias surgidas ahora en el seno de los socialistas respecto a los cambios que se quieren hacer en el Plan General de Ordenación Municipal (PGOM) ya que, indicó, «cuando fue mostrado a todos los concejales no escuché ninguna voz discordante». Tampoco, dijo, en cuanto al convenio con el Ministerio de Defensa, otra de las acciones cuestionadas desde el PSOE en Ferrol, cuya postura fue expuesta en el pleno tras la presentación de una moción del BNG.

Sea como fuere, lo cierto es que Suárez optó ayer por sacar la cara por la concejal de Urbanismo. En este sentido, volvió a defender el trabajo realizado por Fernández Lemos, de la que dijo está «suficientemente cualificada por los conocimientos técnicos y el programa electoral que está cumpliendo». «Pienso que cuando menos el respecto hacia su persona debería de mantenerse y estamos viendo que en las redes sociales está siendo objeto de unos ataques desaforados cuando ella no se ha manifestado ni en un sentido ni en otro», zanjó.

El munícipe reconoció que esta última polémica, generada a raíz de la petición de la Ejecutiva del PSdeG en Ferrol, vuelve a situar al bipartito en una posición «compleja» ya que «quedan por delante dos años y medio de mandato». «A mí me gusta el rigor y la seriedad en el trabajo diario, y, desde luego, ésta no es la mejor manera de llevarlo adelante», señaló. En todo caso, es un debate que aplaza hasta después del 25-S porque, como dijo: «Este domingo hay unas elecciones en las que nos jugamos mucho en esta ciudad y pensamos que no es el momento de abrir la caja de Pandora». Al hilo, y ante la insistencia de los periodistas sobre su postura, reaccionó con un «Las decisiones que afectan al bipartito se toman en colectivo y no de forma unilateral por el alcalde».

Y respecto a la petición cursada por los socialistas, sobre la que hasta ahora no se había pronunciado Fernández Lemos, la edil se mostró ayer también «muy sorprendida». Después de que sus compañeros de filas se desmarcasen de sus actuaciones a través de un comunicado remitido a la prensa, la concejal negó la retahíla de acusaciones vertidas contra ella en la nota y que, dijo, «no son ciertas». Al igual que Suárez, emplazó a los medios a dejar pasar las elecciones para recibir las aclaraciones oportunas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios