Galicia

Los investigadores no dan fiabilidad a los últimos testigos del caso Diana Quer

Las circunstancias que envuelven los testimonios les restan credibilidad, según la investigación

Vista exterior de la residencia familiar de los Quer, en A Pobra do Caramiñal
Vista exterior de la residencia familiar de los Quer, en A Pobra do Caramiñal - MIGUEL MUÑIZ

A punto de cumplirse dos meses de la desaparición de Diana Quer, las pesquisas para dar con el paradero de la joven de Pozuelo continúan en punto muerto. Con la investigación tecnológica prácticamente finiquitada, los agentes de la unidad mixta encargada del caso no consideran relevantes los testimonios aportados en las últimas semanas por tres varones jóvenes que dijeron haber visto a la chica cambiarse de coche en el puerto de Taragoña en compañía de un hombre «con mala pinta». Según fuentes próximas al caso consultadas por ABC, estos testimonios carecen de fiabilidad por las condiciones de luz y distancia del momento. En este sentido, los jóvenes no fueron capaces de indicar ni siquiera el modelo del vehículo que vieron y del que, según su versión, se bajó Diana Quer para encontrarse con un hombre de mal aspecto.

Lo que sí parecen tener claro los investigadores es que Taragoña sigue siendo el epicentro de un caso que amenaza con enquistarse en el tiempo. Los pocos indicios con los que cuenta la investigación —procedentes del móvil de la muchacha y del análisis de los repetidores de la zona— apuntan a que Diana se trasladó en coche desde A Pobra hasta esta localidad, situada a unos 20 kilómetros de distancia. El porqué lo hizo y quién la acompañaba son las principales incógnitas de un caso en el que la fuga voluntaria o el secuestro llevan semanas descartados. Una de la hipótesis más fuertes apunta a que la persona que se encuentra detrás de la desaparición de Diana podría conocer bien la zonapor la que se movieron aquella noche, pero no se trabaja con el perfil de ningún sospechoso.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios