GALICIA

Descartan buscar a Diana en un paraje al aire libre de Taragoña

La señal del móvil de la joven indica que esa noche permaneció en esta localidad más de una hora

Vídeo: Diana Quer podría haber ido a una vivienda en Taragona - FE

El rastro del móvil de Diana Quer guió a los investigadores encargados de su desaparición hasta Taragoña, un núcleo de población de apenas dos mil vecinos situado a veinte kilómetros de la casa de veraneo de los Quer. Es en este escenario, en el radio de acción del repetidor que captó la señal de la muchacha por última vez, donde se cree que pudieron desencadenarse los hechos que impidieron que la joven de Pozuelo regresase a casa aquella madrugada del 22 de agosto. Y lo que ahora parece claro es que el suceso no se produjo al aire libre, ni un descampado ni en un paraje descubierto, tal y como se había pensado en un primer momento. Después de batir la zona a conciencia sin éxito con agentes de los GRS, perros entrenados de la unidad canina e incluso buzos, los investigadores se plantearon la hipótesis de que Diana Quer estuvo en una casa la noche de su marcha. Así lo indicaría, por descarte, la falta de rastros o tierra removida en los exteriores, que fueron peinados hace unas semanas.

Fiados a la tecnología

Teniendo en cuenta que ninguno de los vecinos de esta población vio nada aquella noche y que no existen testimonios determinantes, los agentes tratan de delimitar la zona a la que la chica y su acompañante se dirigieron en coche desde A Pobra. Fuentes próximas al caso revelaron a ABC que «no hay ninguna vivienda marcada» y que lo que se está haciendo es batir el lugar para delimitar así una búsqueda que se antoja compleja. Esta línea de trabajo es la que ahora ocupa a los efectivos del grupo mixto de la Policía Judicial y la UCO, que se afanan desde hace mes y medio en seguir el rastro de la joven para esclarecer el caso. Fiados a los datos que proporcionó el análisis tecnológico, los agentes trabajan para construir un relato de los hechos que por ahora dirige sus pasos hacia Taragoña, el punto en el que están puestas todas las miradas de este enigmático caso.

En este sentido, es vital saber en qué punto del camino se cruzó Diana Quer con la persona que la llevó hasta Taragoña, una «zona de confort» para este presunto acompañante. Se sabe que tardaron poco más de 13 minutos en recorrer este trayecto, lo que apuntaría a que el conductor conoce el lugar, y que no fue cazado por ninguno de los radares colocados ni en A Pobra ni en la autovía, porque esa noche no se notificaron denuncias por excesos de velocidad. Conocer si la chica se montó en el coche por propia voluntad porque conocía al conductor o si lo pudo hacer obligada es clave para descubrir el desenlace de la noche. Cumplidos 44 días de la desaparición de Diana Quer, los principales interrogantes del caso siguen sin despejarse.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios