CRISIS PSDEG-PSOE

Los críticos presionan para que Pilar Cancela deje su puesto esta semana

Dirigentes de distintas agrupaciones confían en que la presidenta facilite la tarea del Comité Federal del PSOE

Leiceaga asume hoy la portavocía del grupo parlamentario a la espera de que la dirección «tome decisiones»

Pilar Cancela durante su última comparecencia informativa en O Pino
Pilar Cancela durante su última comparecencia informativa en O Pino - MIGUEL MUÑIZ

No va a haber cesiones porque no hay ningún pacto entre las dos mitades del PSdeG. Los socialistas críticos de la federación gallega tampoco dudan: «Pilar Cancela debe abandonar la presidencia de la gestora esta misma semana porque no hay ningún acuerdo con Madrid ni tiene ninguna legitimidad democrática para continuar al frente del órgano provisional del PSOE». El guión parece haberse repartido entre los notables de las agrupaciones provinciales de Orense y Pontevedra y las ciudades de La Coruña y Vigo. A modo de argumentario repiten el mismo razonamiento para conseguir que la diputada en el Congreso presente su dimisión como cabeza de los socialistas gallegos y no dudan en explicarlo en los medios cuando se les requiere. Según pudo confirmar ABC, «existe una consigna para salir todos y desde todas las provincias y presionar a Pilar para que deje su puesto y no vamos a parar hasta conseguirlo». Si no se produce el efecto deseado «revisaremos la estrategia y nos veremos obligados a ponerlo de manifiesto en el Comité Federal». Los argumentos están enlazados por el mismo hilo conductor: «Los resultados electorales del 25-S».

En declaraciones a este medio, varios militantes aseguraron que la petición «no responde a un capricho sino que es consecuencia de los malos resultados electorales, los peores de la historia. Tampoco hay que olvidar que la gestora fue designada por el equipo electoral saliente y no representa a Galicia». En este sentido, la secretaria de organización del PSdeG orensano, María Quintas, destacó que «resulta llamativo que todos los miembros gallegos del Comité Federal votaran de forma distinta a la presidenta de la gestora, con los que no se reunió previamente tal y como reconoció la presidenta en una rueda de prensa».

Las interpelaciones hacia Pilar Cancela se suceden de forma consecutiva. Desde el pasado lunes han pedido su cabeza la secretaria local de La Coruña, Mar Barcón, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, la secretaria de Organización de Orense, María Quintas o el exsecretario general, «Pachi» Vázquez.

Solo salió al ruedo para defender a la actual dirección la alcaldesa de Lugo, Lara Méndez, y pequeñas agrupaciones fieles a Besteiro y al candidato Xoaquín Fernández Leiceaga. Tampoco se pronunciaron hasta el momento los diputados electos del PSdeG. Siguiendo la estela marcada por Leiceaga quieren centrarse en la acción política y desvincularse de los procesos orgánicos. No obstante, y tal como publicó ABC el pasado martes, el candidato tampoco se libra de la conjura. Abel Caballero y el resto de dirigentes sitúan la responsabilidad de «Xocas» en la primera línea. En concreto, desde la agrupación viguesa lo acusan directamente de «purgar la lista» de Pontevedra contra el criterio de la mayoría de miembros de la agrupación provincial y de colocar a Gonzalo Caballero en el puesto número 5 y en Orense de vetar, junto a Cancela, la presencia de la secretaria de Organización, María Quintas.

En todo caso, las distintas fuentes consultadas aseguran que Leiceaga no es una prioridad porque va a estar a lo que determine la dirección del partido. Además, son «conocidas» las diferencias de criterio con Pilar Cancela y desde el entorno del candidato se barajó la posibilidad de que optase a la secretaría general si los resultados no fuesen tan calamitosos. Incluso, una vez conocido el voto de los ciudadanos, algunas voces reclamaron «una oportunidad para Leiceaga porque hay que darle tiempo».

En este contexto, el candidato en las autonómicas asumirá hoy la portavocía de su partido en el Parlamento y se reunirá con los 13 diputados electos. En medio de peticiones de dimisión, debido a los malos resultados del 25-S, explicó a Ep que su decisión tiene por objetivo «no generar más inestabilidad» dentro de una formación que ya atraviesa momentos «convulsos». Con todo, dejó claro que su cargo está en manos de los órganos del PSdeG. «Yo estaré siempre donde me ponga el partido», a la espera de que la dirección tome decisiones.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios