Lucha contra la violencia desde niños

Casi una treintena de colegios comienza a impartir «Igualdad de género» en la ESO

La nueva asignatura pretende prevenir la discriminación y atajar estereotipos machistas. El curso se inaugura, además, con un Plan de Igualdad en las aulas

El curso escolar se inicia con la puesta en marcha del «I Plan de actuaciones para la Igualdad»
El curso escolar se inicia con la puesta en marcha del «I Plan de actuaciones para la Igualdad» - M. M

La lucha contra la discriminación y la violencia sexista comienza en las aulas, ya que «todo lo que ocurre en los colegios y las universidades es un reflejo de lo que ocurre en la sociedad». Y Galicia ha decidido reforzar la batalla contra estas problemáticas sociales mediante el «I Plan de actuaciones para la Igualdad en los centros educativos 2016-2020», un documento que recoge una iniciativa pionera por la que la «Igualdad de género» dejará de ser una asignatura pendiente en los temarios escolares gallegos:desde este curso, comienza a impartirse esta materia de libre configuración. Por el momento ya la han solicitado 27 institutos, que la enseñarán a los estudiantes de 1º y 2º de ESO.

«En los últimos años se ha observado un aumento de las conductas discriminatorias y de los estereotipos sexistas entre los alumnos, que influyen en el desarrollo de su identidad y en cómo se manifiesta en la convivencia, lo que origina un alza de los conflictos y la resolución no pacífica de estos problemas entre los niños», señala dicho Plan en su introducción. Aunque la situación en la Comunidad no se observa con más preocupación que en otras regiones, el acoso entre los menores, conocido como «bullying», se ha incrementado como consecuencia del mal uso de las nuevas tecnologías, que prolongan el hostigamiento más allá del horario lectivo. Además, se ven entre adolescentes comportamientos machistas por parte de los chavales, aceptados con demasiada naturalidad con frecuencia por las chicas, que años atrás parecían desterrados y que se consideran preludio de asuntos de mayor gravedad como la violencia de género.

Entre 12 y 14 años

A combatir todas estas situaciones e «invertir esta tendencia» se destinan tanto el plan como la asignatura. La materia dirigida a menores de entre 12 y 14 años se divide en cuatro bloques. El primero, denominado «La construcción social de las identidades sexuales y de género», es una introducción a los conceptos que se manejarán después y busca «iniciar una toma de conciencia sobre la desigualdad, desencadenante de situaciones de discriminación, marginalidad y violencia». A continuación, se pasará al epígrafe «Relaciones de género y afectividad» para abordar «la convivencia y la relación entre los sexos y reflexionar sobre la interdependencia entre los distintos géneros». El desarrollo de la sexualidad, la expresión y la gestión de las emociones y de los afectos está incluido en este apartado, que vela por que la persona «sepa aceptarse y expresarse acertadamente y con respeto» en estos ámbitos.

El tercer título será «De la discriminación a la igualdad de oportunidades» y se centrará en «las dificultades de las mujeres para visibilizarse y alcanzar lo que mucho antes consiguieron los hombres:luchas por el voto, el derecho a la educación, los puestos de responsabilidad pública o el acceso al poder político, social y económico». La Xunta —que ha impulsado estas novedades académicas a través de la Consellería de Educación y la Secretaria Xeral de Igualdade— subraya que «el alumnado debe conocer que las mujeres fueron y continúan siendo discriminadas en campos como el mercado laboral, salarios, tareas domésticas, lenguaje...».

Por último, cursarán el bloque «Hacia una sociedad sin violencia machista». Esta sección se dirige a «poner de relieve cómo las violencias machistas son consecuencia de las múltiples discriminaciones por cuestión de género». La finalidad última es «procurar que se vea que el dominio físico y emocional es la cumbre del iceberg más perceptible» de esta lacra social, que solo este año se ha cobrado la vida de 31 mujeres y ha dejado huérfanos a 19 niños, además de un pequeño fallecido. Se potenciará que los escolares valoren «negativamente ciertas actitudes dentro de la pareja, algunas vistas con naturalidad e interiorizadas como pruebas de amor (control, celo...) aunque con frecuencia actúan de síntoma anticipatorio de conductas agresivas con consecuencias muy graves», advierte el currículo de la nueva asignatura.

Dirigido a 380.000 alumnos

La materia destinada a los dos primeros cursos de Secundaria es independiente del plan de igualdad que comienza a funcionar para todas las etapas educativas y en el que se quiere involucrar a los 380.000 alumnos, profesorado, padres y cualquier personal de administración o servicios presente en los colegios e institutos. Un sistema de indicadores permitirá evaluar periódicamente el grado de cumplimiento de los 28 objetivos y 87 medidas que se distribuyen en seis ejes diferentes.

El primero aspira a «ahondar en el modelo de coeducación e introducir la perspectiva de género». El segundo pasa por «fomentar dinámicas educativas libres de estereotipos, favoreciendo que los alumnos puedan desarrollar su proyecto vital sin condicionamientos, desde la libertad y la diversidad de opciones». El tercero promoverá la integración desde todos los puntos de vista: étnico, cultural, social, económico, funcional, sexual, de género, lingüístico... El cuarto se dirige a las relaciones afectivas y sexuales «saludables», mientras que el quinto pondrá al descubierto «los mecanismos que sustentan la violencia de género». El sexto y último tratará de detectar de manera precoz posibles episodios de este tipo y establecer respuestas eficaces comunes.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios