Galicia

Cancela ofrece a los críticos sumarse a la gestora que «representa a la mayoría»

La líder interina del PSdeG demanda la celebración de un congreso gallego

Los críticos insisten en la dimisión de Cancela y le piden que «deje de enredar»

El diputado socialistas Guillermo Meijón y la presidenta de la gestora, Pilar Cancela
El diputado socialistas Guillermo Meijón y la presidenta de la gestora, Pilar Cancela - MIGUEL MUÑIZ

Pilar Cancela no se rinde. La presidenta de la gestora está dispuesta a llegar hasta el final y cumplir con el mandato recibido de la ejecutiva dimitida de Pedro Sánchez. Su comparecencia ayer en la sede de los socialistas, tras permanecer en silencio durante varias semanas, permitió a la líder interina posicionarse en torno al debate abierto sobre su continuidad al frente de la dirección provisional del PSdeG. Cancela recogió los argumentos de sus compañeros más fieles: «Esta gestora representa a la mayoría del partido, pero si hay quien entiende que en esa mayoría no se siente representado o que debe formar parte, nosotros estamos dispuestos al diálogo y a llegar a acuerdos».

La presidenta aprovechó las preguntas de los periodistas para abundar en esta idea: «Si alguien quiere formar parte de la gestora» para darle «más fortaleza» y «transmitir un discurso unido, unificado y potente a la ciudadanía de Galicia» podrá contar con «el diálogo» por parte de la actual dirección del PSdeG. La diputada en Cortes no eludió su situación personal. A pesar de la relevancia de los cargos institucionales y orgánicos que han pedido su dimisión en los últimos días, Cancela afirmó: «No voy a dimitir». Además, aseguró que no se siente «cuestionada» y rechazó «seguir alimentando» la confrontación con otros compañeros. Sin embargo, la rotundidad de la presidenta de la gestora se contrapone a la dureza de la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, quien le pidió que «deje de enredar» y «de hacer daño al Partido Socialista», al tiempo que la instó a dar «un paso atrás». La número dos de Abel Caballero considera que la presidenta de la gestora «ya le hizo suficiente daño» al PSdeG, llevando a la formación «a la peor situación en la que nunca estuvo», tanto en resultados electorales como en situación interna, «con un partido dividido en dos». «Y la única responsable con nombre y apellidos se llama Pilar Cancela, yo más claro no puedo hablar», sentenció.

Los mensajes cruzados entre los líderes del socialismo gallego empiezan a normalizarse. Abiertamente se reconoce el enfrentamiento y no se oculta la fuerte división interna. En este sentido, la presidenta de la gestora reflexionó que mantenerse en el «enfrentamiento permanente debilita a la organización» y dificulta la labor de hacer llegar a la ciudadanía «un mensaje político» en medio «de tanto ruido». Y, tras aseverar que asume las críticas, lo que pidió es que sean «constructivas» en lugar de intentar «dinamitar» a la actual dirección interina.

Leiceaga y Formoso

Tal y como han venido haciendo los dirigentes oficialistas, con los que Cancela mantiene alianzas tácticas, la presidenta de la gestora pidió la convocatoria de unas primarias y un congreso nacional para la elección de un nuevo secretario general. Su reclamación se suma así a la del portavoz del grupo socialista, Xoaquín Fernández Leiceaga, o a la del presidente de la Diputación de La Coruña, Valentín González Formoso, que insisten en la convocatoria del cónclave para solucionar los males que afectan a la tercera fuerza política de Galicia.

En todo caso la presión del oficialismo no afloja la decisión de los críticos de llegar hasta el final con su reclamación. El sector afín a Abel Caballero no quiere que «Cancela y los suyos controlen el aparato para que no ejerzan tutela sobre los militantes durante la celebración de las primarias».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios