Galicia

Ferraz no se plantea realizar cambios en la gestora del PSdeG

La rebelión de una parte del partido paralizó la destitución de Pilar Cancela

Leiceaga y Cancela en una reunión de la comisión gestora de los socialistas gallegos
Leiceaga y Cancela en una reunión de la comisión gestora de los socialistas gallegos - EFE

La deserción de parte de los integrantes de la gestora impulsada por Abel Caballero provocó la rápida reacción de la gestora federal que trata de detener la rebelión de una parte del partido en Galicia. Ayer mismo, el responsable de Organización, Mario Jiménez, negó en rueda de prensa el cambio en la dirección provisional gallega. El dirigente andaluz aseguró: «No hay ningún planteamiento en la comisión gestora con respecto a esa cuestión». Ante la insistencia de los periodistas reiteró su posición y manifestó: «Yo no quiero pronunciarme sobre un futurible, no está planteado ese escenario en el trabajo de la gestora».

La publicación de la lista pilló desprevenida a la dirección federal y retrasó el proceso iniciado hace meses para la destitución de Pilar Cancela. Lejos de apaciguar los ánimos, los críticos provocaron la movilización de los dirigentes leales a Besteiro y a Cancela. Ayer mismo, la alcaldesa de Lugo, Lara Méndez, recuperó el argumento de González Formoso y pidió «la celebración de un congreso nacional porque no tiente sentido sustituir a una gestora por otra». También el secretario provincial de La Coruña, Julio Sacristán, se sumó a la reclamación y un conjunto de agrupaciones controladas por el propio Besteiro y Cancela.

A pesar del ruido mediático, debido a la aparente contundencia de los pronunciamientos, desde el sector crítico se resta importancia «porque son los mismos que apoyaron a Pedro Sánchez y los mismos que fracasaron en todas las elecciones». En todo caso, algunos líderes en conversación con ABC aseguraron que «sino se llega a un acuerdo habrá que optar por salir de la situación con un golpe de mano que pasaría por la reducción del número de miembros y cuya autoridad fuese reconocida por todo el partido».

El enfado de Ferraz

La rebelión encubierta contra el alcalde de Vigo provocó que la dirección federal interviniese molesta por la filtración de la nueva lista. Tras la divulgación de algunos de los nombres, la gestora comunicó su malestar a los dirigentes gallegos. Y tal como avanzó ABC, Ferraz enfrió el plan para cambiar el órgano provisional ante la falta de acuerdo. La reacción de la dirección del PSOE pilló desorientados a los críticos en Galicia que tratan de reorientar su estrategia para «desalojar a la diputada Pilar Cancela y poner el partido a funcionar».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios