Imagen de archivo de Vicent Marzà, conseller de Eduación
Imagen de archivo de Vicent Marzà, conseller de Eduación - MIKEL PONCE
Educación

El tripartito presenta un modelo de plurilingüismo que desliga inglés y valenciano y suprime acreditaciones

El programa establece como mínimo un 25% de enseñanza en cada una de las dos lenguas oficiales y entre un 15 y un 25% en lengua inglesa

VALENCIAActualizado:

PSPV, Compromís y Podemos han presentado una proposición de ley para regular el plurilingüismo en la Comunidad Valenciana para desbloquear la situación generada tras la suspensión cautelar del decreto de plurilingüismo del Consell que plantea un único Programa de Educación Plurilingüe e Intercultural en el que se desligan las horas de enseñanza en inglés de las de valenciano, estableciendo unos porcentajes mínimos para cada una de las tres lenguas, y en la que se elimina la acreditación directa de la competencia lingüística.

De aprobarse esta iniciativa, se derogaría el decreto ley aprobado el pasado 1 de septiembre y por el que el que el Gobierno de Mariano Rajoy solicitó ayer la convocatoria de una Comisión Bilateral de Cooperación entre la Administración General del Estado y la Generalitat Valenciana, con el objetivo de resolver las "discrepancias" antes de recurrirlo ante el Tribunal Constitucional. El anterior, fue suspendido por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana.

Los portavoces del grupo socialista, Manolo Mata; Compromís, Fran Ferri, y el síndico adjunto de Podemos, César Jiménez, han presentado la iniciativa en un acto en el Centre del Carme de València en el que también ha estado presente el conseller de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà, y el secretario autonómico de Educación, Miguel Soler.

El programa que proponen, que será debatido en las Cortes para la posible incorporación de enmiendas antes de su aprobación, contempla que reafirma el compromiso de conseguir que los alumnos tengan un dominio "elevado y equivalente" de las dos lenguas oficiales, así como el dominio funcional en una lengua extranjera, y establece como mínimo que el 25% de la enseñanza se dé en castellano, otro 25% en valenciano y entre un 15 y un 25% en inglés, en todos los centros.

El resto de las horas lectivas quedarían a disposición de los centros, que deberían determinar la lengua vehicular elegida en su Proyecto Lingüístico de Centro, en una decisión que deberá ser tomada en el Consejo Escolar. El calendario de aplicación prevé tres años para su aplicación en todo el sistema educativo no universitario, completándose en 2021.

De forma paralela, la Conselleria está trabajando en un instrumento que regulará la acreditación de lenguas en función de las horas cursadas en ellas durante la escolarización.

El conseller ha destacado el diálogo con distintos colectivos que han protagonizado los partidos firmantes de la propuesta, que considera "un paso adelante" y ha incidido en que no renuncian al objetivo inicial de que los menores aprendan tres lenguas, aunque varíe el instrumento para ello.

Esta propuesta es "un buen punto de encuentro", ha dicho, también para conseguir el apoyo del resto de fuerzas, que ahora podrán unirse al debate porque hasta ahora los partidos que se han opuesto "con más virulencia" al decreto no han participado en un debate pedagógico.