Caso Taula El «yonki del dinero», a un miembro de una ONG: «No tengo un duro pero te puedo dar un abrazo»

Marcos Benavent reitera el reparto de comisiones y dice que se benefició al sobrino de Rita Barberá

Imagen de Marcos Benavent tomada este jueves en la Ciudad de la Justicia - ROBER SOLSONA

Marcos Benavent, exgerente de Imelsa, empresa de la Diputación de Valencia, ha reiterado que ha repartido dinero procedente de comisiones ilegales obtenido a cambio de contratos públicos y ha afirmado que en esta trama se benefició al sobrino de la exalcaldesa de Valencia y senadora Rita Barberá "por indicación" de la exconcejala de Cultura en el consistorio María José Alcón.

Benavent estaba citado este jueves a declarar en el Juzgado de Instrucción número 18 de Valencia, encargado de instruir el caso Imelsa, dentro de la pieza E, la relativa a los supuestos amaños en contratos municipales de Cultura.

Tras atender a los medios de comunicación, y cuando estaba abandonando la Ciudad de la Justicia, a Benavent se le ha acercado un trabajador de una ONG y le ha preguntado si quería hacerse socio de la organización, a lo que Benavent ha respondido: "No tengo un duro" y le ha ofrecido darle un abrazo, muestra que el empleado ha rechazado.

Benavent ya compareció por este asunto el pasado día 23 de septiembre, pero se le tuvo que volver a citar este jueves puesto que no pudo concluir su declaración. Así, ha llegado a la Ciudad de la Justicia sobre las 10 horas, y en la entrada ha aprovechado para pedir al presunto cabecilla de la trama Gürtel Francisco Correa --quien declara hoy en el juicio que se sigue en Madrid por varias piezas de Gürtel-- que "tenga coraje y diga la verdad" y "tire de la manta". También ha dicho que conocía a otro presunto responsable de la trama, Álvaro Pérez, conocido como 'El Bigotes', pero ha afirmado que no era competencia suya: "Cada uno iba a lo suyo", ha manifestado.

En relación con 'El Bigotes', ha indicado que lo conocía porque "siempre estaba por la sede" del PP, "hizo la reforma y continuamente estaba en todos los saraos y actos del partido. Álvaro siempre estaba por allí en medio". También considera que el extesorero del PP Luis Bárcenas estaba al tanto de lo que sucedía en Valencia con la trama de las comisiones al PP: "Supongo que sí. Ese señor estaría al tanto de muchas cosas que sucedían en las sedes", ha apostillado.

El exgerente de Imelsa, el autodenominado 'yonki del dinero', ha prestado declaración ante el juez durante poco más de media hora, y tan solo ha querido responder a las preguntas del juez, el fiscal y el abogado del Ayuntamiento de Valencia, pero no a las defensas, han indicado a Europa Press fuentes conocedoras del procedimiento.

Durante el interrogatorio, centrado principalmente en los contratos de la Mostra de Valencia, Benavent ha insistido en el reparto del dinero procedente de comisiones ilegales. Ha dicho que él dio dinero en sobres pero no ha llegado a concretar algunos detalles por los que se le ha preguntado, puesto que no se acordaba, han indicado las mismas fuentes.

Una vez fuera, en declaraciones a los medios de comunicación, Benavent ha explicado cómo funcionaba el supuesto amaño de contratos y el pago de comisiones con Cultura: "Yo hablaba con María José Alcón, buscábamos empresas que se pudieran quedar adjudicaciones y lo amañábamos todo", ha aseverado.

Preguntado por si las comisiones se las llevaban ellos o el PP, ha respondido que él entregaba el dinero y desconoce qué hacían con él, "si lo entregaban al partido o no", ha puntualizado. También ha aseverado que no habló con Barberá sobre Alcón ni sobre "ningún otro asunto".

En relación con la exalcaldesa, en concreto, con su sobrino, el exgerente ha afirmado que se benefició a éste "por indicación de María José". "Me lo indicó y se le ayudó en la medida de lo posible", ha continuado. "En una conversación sale a colación que quien prestara los servicios de azafatas, de alguna forma había que llevar al sobrino de la alcaldesa", ha agregado.

Esto ocurrió con los contratos de la Mostra, ha puntualizado, y ha añadido: "Era una forma de ayudarle, adjudicando a otra empresa los servicios y luego subcontratándole a él otra serie de cosas", ha expuesto.

Por otro lado, Benavent, interpelado por si considera que Alcón no estaba bien psicológicamente, tal y como mantienen algunas defensas de la causa para restar credibilidad a las conversaciones que se le intervinieron, ha dicho: "Yo creo que no. Ahora, que los que nos dedicábamos a la política, un poco locos estábamos todos".

Y ha añadido: "Si esa es su estrategia y no tiene más argumentos para defender a su cliente más que decir que estaba loca, bueno, yo creo que no lo estaba. Allá ellos". "Cada uno --ha añadido-- hace lo que cree conveniente con sus clientes". "Cuando trataba con ella, estaba bien, tenía alguna enfermedad pero estaba bien", ha reiterado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios