Interio del Teatro-Museo Dalí de Figueres
Interio del Teatro-Museo Dalí de Figueres - AFP

Los Museos Dalí crecen tras dos años perdiendo público y superan los 1,4 millones de visitantes

El Teatro-Museo Dalí, el Castillo Gala Dalí de Púbol y la casa del artista en Portlligat recibieron un 5,56% más de visitantes en un año marcado por la exhumación del cuerpo del artista

BARCELONAActualizado:

En uno de los años más surrealistas desde su fallecimiento, con la demanda por paternidad copando titulares y su exhumación revolucionando el mundo del arte, Dalí sigue sin perder tirón. Es más: durante todo el año pasado los Museos Dalí incrementaron en un 5,56% el número de asistencias y recibieron un total de 1.444-755 visitantes, según informa la Fundación Gala-Salvador Dalí.

Según la entidad, y a pesar de la disminución del último trimestre, se recuperan públicos como el ruso y el italiano, y sigue creciendo el norteamericano, lo que ha permitido superar el ligero bache de 2015 y 2016, cuando los museos del artistas ampurdanés perdieron un 10,42 % y un 1,46% de visitantes, respectivamentes. Las cifras también permiten comenzar a acercarse a los números de 2014, cuando la Fundación Gala-Salvador Dalí registró la segunda cifra de asistencia más alta de su historia con 1.535.070 visitantes.

El Teatro-Museo Dalí, donde se encuentra la tumba del artista y buena parte de su colección, concentra el grueso de las cifras con 1.207.149 visitantes y un crecimiento del 6,43% respecto al 2016, mientras que el Castillo Gala Dalí de Púbol, con 88.341 visitantes, y la Casa Salvador Dalí de Portlligat, con 149.363 visitantes, también se suman a la mejoría con incrementos del del 2,85% y el 0,50% , respectivamente.

Por su parte, y según informa la fundación, las exposiciones extranjeras también han obtenido cifras también notables. Así, «Salvador Dalí. Surrealist and Classicist», en el Museo Fabergé de San Petersburgo (Rusia), cerró con 242.000 visitantes; «Dalí. Il Sogno del Cassico» en Pisa recibió 95.000 visitas; y «Dalí/Duchamp», en la Royal Academy de Londres, acaba de cerrar con gran éxito de público.