QUINTANAR DE LA ORDEN

El asesino confeso intentó suicidarse después de matar a su cuñada

Se infligió unos cortes en el cuerpo días después de que su hermano y marido de la víctima ingresó en prisión

La Guardia Civil, delante de la puerta de la vivienda donde ocurrió el crimen
La Guardia Civil, delante de la puerta de la vivienda donde ocurrió el crimen - Ana Pérez Herrera
MANUEL MORENO Toledo - Actualizado: Guardado en:

José Antonio Carrión, el asesino confeso de su cuñada Isabel Laureana Cebrián en Quintanar de la Orden, intentó suicidarse —se infligió unos cortes en el cuerpo— días después de que su hermano y marido de la víctima, Francisco Javier Carrión, ingresó en prisión.

Esa circunstancia puso en alerta a los investigadores de la Guardia Civil, cuyas sospechas sobre José Antonio han sido confirmadas ahora, al poder cotejar los resultados de las pruebas de ADN y las huellas halladas en los dos cuchillos empleados para asesinar a Isabel el 11 de enero. La mujer, de 59 años y exconcejala del PP en el Ayuntamiento, recibió más de 30 puñaladas.

José Antonio, Francisco Javier e Isabel trabajaban juntos en Carrión Asesor S. L., una empresa familiar de Quintanar que ofrece servicios de consultoría laboral, fiscal, contable y de seguros. Hasta su detención, José Antonio realizó funciones de administrativo. Por su parte, Francisco Javier se encargaba principalmente de asuntos económicos hasta que fue arrestado el día después del crimen e ingresó en la cárcel 48 horas más tarde.

En la empresa, abierta hace años por Francisco Javier, solamente trabaja ahora otro de los hermanos Carrión, Carlos, como abogado. La asesoría, emplazada en el número 4 de la calle de la Princesa, se halla a 300 metros de la casa de Isabel, en el número 1 de la calle Moral, donde fue asesinada sobre las siete de la tarde.

José Antonio, el pequeño de los tres hermanos, está interno desde el lunes en una de las dos prisiones de Ocaña. Puede recibir visitas, pero la juez de Quintanar que instruye la causa no le permite eludir la cárcel pagando una fianza. En cambio, Francisco Javier está en libertad provisional tras depositar 20.000 euros el 28 de octubre. Su portavoz, José Bernardino Tello, afirmó este lunes que Francisco Javier está sorprendido de que la juez mantenga la acusación sobre él tras la confesión de José Antonio.

Autoinculpación

Sin embargo, fuentes cercanas a la investigación subrayaron que una autoinculpación no vale como prueba única. «La versión del cuñado se da por buena parcialmente, ha reconocido los hechos a su manera. Fue una declaración enfocada a descargar las posibles responsabilidades de su hermano», afirmaron a ABC esas fuentes.

Los investigadores aún siguen creyendo que los dos hermanos pueden ser responsables del homicidio. De momento, la Guardia Civil no busca más sospechosos del crimen más horrible en la historia reciente de Quintanar de la Orden (12.000 habitantes).

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios