Francisco Marhuenda, director de «La Razón» a su llegad a la Audiencia Nacional este jueves
Francisco Marhuenda, director de «La Razón» a su llegad a la Audiencia Nacional este jueves - José Ramón Ladra
Operación Lezo

Marhuenda: «Es una conversación con un amigo muy desesperado»

Los directivos de «La Razón» niegan ante el juez que coaccionaran a Cristina Cifuentes

MadridActualizado:

El presidente y el director del periódico «La Razón» se sentaron ayer jueves en calidad de investigados ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco. Tanto Mauricio Casals como Francisco Marhuenda negaron que coaccionaran a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, para frenar su denuncia sobre las ilegalidades del Canal Isabel II, una operación que ha provocado el arresto de Ignacio González.

Ambos contextualizaron las expresiones ofensivas contra ella, que han salido a la luz de grabaciones de los investigadores, como conversaciones informales entre amigos, sin ninguna intención de extorsionar. Casals y Marhuenda continúan imputados en el caso y salieron andando del tribunal tras declarar ante el juez, al no pedir la Fiscalía medidas preventivas. La investigación les atribuye delitos de coacciones, obstrucción a la justicia y pertenencia a organización criminal.

Conversaciones privadas

«Nunca, nunca es nunca, hemos hecho nada incorrecto, la ventaja es que cualquier persona puede leer el periódico», expresó Marhuenda a los medios para alegar que «volvería a decir exactamente lo mismo» que manifestó en las conversaciones con el consejero de «La Razón» Edmundo Rodríguez Segundo, arrestado en esta operación contra la corrupción y a quien supuestamente querían proteger, salvo el insulto a la jefa de gabinete de Cifuentes, Marisa González, a quien calificó de «zorra». Ayer se disculpó por ello.

«Es una conversación con un amigo que estaba muy desesperado y que siempre me ha dicho que era inocente. En las conversaciones privadas hay palabras que se entienden mal», señaló Marhuenda en alusión a Rodríguez Sobrino, quien es consejero del rotativo, pero no consejero delegado, según Marhuenda. Rodríguez Sobrino, el hombre de confianza de González en Iberoamérica y muy cercano a Casals, estaba «obesionado» con que Marisa González filtraba noticias contra él, según Marhuenda. «La propia presidenta de la Comunidad de Madrid podrá decir que nunca la he presionado», añadió el director de «La Razón».