Susana Díaz
Susana Díaz - EFE

Dirigentes socialistas madrileños, a la gresca por la candidatura de Susana Díaz

Carmona pide a la secretaria del PSM que aprenda de la andaluza «a hacer bien las cosas»

MadridActualizado:

La Ejecutiva socialista que aprobó ayer convocar al Comité Federal el sábado para aplazar su 39 Congreso «hasta que haya un gobierno en España» se cerró con consenso. El andaluz Antonio Pradas, secretario de política federal, que entró en la sede madrileña del PSOE pidiendo «las razones del aplazamiento», salió asegurando que «Andalucía no será un problema» para el mismo. Pero la paz es solo aparente, y al menor roce saltan las chispas. Es lo que pasó cuando la secretaria del PSOE madrileño, Sara Hernández, planteó preguntar a Susana Díaz por sus aspiraciones cuando se le «pasara la fiebre», y su compañero Antonio Miguel Carmona le pidió «viajar a Sevilla» para aprender «cómo se hacen bien las cosas».

El desencuentro entre los dos militantes madrileños no deja duda acerca del clima que se vive en el seno del PSOE, donde la posibilidad de una candidatura de Susana Díaz como alternativa a la de Pedro Sánchez para la secretaría general del partido provoca cierta inquietud.

Estaba con Sánchez

Sara Hernández, al preguntarle por esa hipótesis –el salto a la política nacional de la líder andaluza– quiso dejar claro de primeras que ella estaba con Pedro Sánchez, «como no podía ser de otra manera», según enfatizó en un coloquio político en Cuatro. Respecto a si creía que la presidenta de la Junta de Andalucía competiría con Sánchez por ser cabeza del PSOE, Hernández aseguró que podría dar ese paso como «cualquier compañero o compañera tiene posibilidad de hacerlo», aunque pidió que se le preguntara a la presidenta andaluza «cuando se le pase la fiebre, que le pregunten nuevamente y ella misma podrá dar una contestación».

Se refería con ello, puntualizaron fuentes del Partido Socialista de Madrid, a la referencia a su estado febril que había hecho la propia Díaz en declaraciones emitidas en ese mismo programa. Pero la mecha ya estaba encendida, y no tardó en generar una sonora respuesta por parte del exportavoz socialista en el Ayuntamiento, Antonio Miguel Carmona, que fue retirado del cargo precisamente por la Ejecutiva que dirige Hernández.

Carmona: hay que cambiar la Ejecutiva que «obtuvo peores resultados electorales»

Carmona consideró una ofensa para todos los socialistas los comentarios sobre Susana Díaz, y recomendó a Sara Hernández –que, recordó, obtuvo muy malos resultados electorales– que haga «un viajecito» a Sevilla para aprender «cómo se hacen bien las cosas».

A juicio de Carmona, la crítica «insultante» de Hernández «denota un escaso nivel político», y aseguró sentir «dolor y tristeza» por el trato a «una compañera (por Susana Díaz) que está dando todo por el PSOE». Cree Carmona que lo que necesita su partido es «elaborar un proyecto autónomo porque tenemos vocación de gobierno en solitario, y los pactos nos restan», además de «un Congreso Federal para cambiar una Ejecutiva que ha conseguido los peores resultados de nuestra historia».

Por «consenso»

Fuera de este rifirrafe en el seno de la siempre complicada federación socialista madrileña, la reunión de la Permanente de la Ejecutiva Federal socialista dejó en evidencia el amplio consenso que parece haber entre las federaciones del PSOE a favor de retrasar el 39 Congreso. El secretario de Organización del PSOE, César Luena, fue el encargado de explicar a los asistentes al encuentro que había «mayoría» en este sentido, y el «consenso» fue también el argumento esgrimido en la nota oficial que informó sobre este asunto.

De hecho, a lo largo del día fueron varios los dirigentes socialistas y barones que se pronunciaron a este respecto. Carme Chacón, secretaria de Relaciones Internacionales del PSOE, insistió en que la «prioridad» absoluta de los socialistas es formar gobierno, por lo que no sería «lógico» por «responsabilidad institucional» que se produjera un solapamiento de fechas «institucionales y orgánicas».

Nadie lo entendería

Del mismo criterio dijo ser el presidente aragonés, Javier Lambán: apeló a que la ciudadanía no entendería que el partido se dedicara a «dirimir cuestiones internas» cuando no hay gobierno en la nación. El aplazamiento propuesto le parece a Lambán «de sentido común».

«Muy bien» le parece a Ángel Gabilondo, portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, que se posponga el Congreso Federal del PSOE, ya que no debe anteponerse nada a la formación de gobierno. Y desde el Partido Socialista de Navarra, la secretaria general, María Chivite, ha defendido igualmente el aplazamiento en base a idéntico argumento.