España

Desde multas hasta la expulsión: así castiga el PSOE romper la disciplina de voto

Los estatutos señalan que los integrantes del grupo «están sujetos a la unidad de actuación y disciplina de voto»

Vídeo: El PSOE empieza a girar a la abstención - ATLAS
AGENCIAS Madrid - Actualizado: Guardado en:

Los estatutos del PSOE establecen que los diputados están obligados a aplicar las resoluciones y acuerdos que adopten los órganos de dirección del partido. En caso de no respetar la disciplina de voto, los estatutos prevén multas y, si la conducta «se estimase grave», podría, incluso, desembocar en una expulsión del grupo.

El artículo 78 de la normativa del PSOE señala que los integrantes del grupo parlamentario «están sujetos a la unidad de actuación y disciplina de voto». Si no la respetasen, «el grupo parlamentario y la Comisión Ejecutiva Federal podrían denunciar su conducta al Comité Federal».

En caso de que «la actuación originada por esa persona del grupo se estimase grave por el Comité Federal, éste tendría facultades para proceder a darle de baja por el grupo, procediendo a incoar el correspondiente expediente», añade el artículo.

Sería entonces la Comisión Federal de Ética y Garantías, el órgano arbitral del PSOE, el encargado de «dictar las resoluciones a adoptar».

El artículo 76

La posibilidad de que el PSOE se abstenga o no ha suscitado un debate sobre si los diputados que defienden el rechazo a Mariano Rajoy podrían tener libertad de voto, como ha dejado entrever un sector del PSC.

El portavoz de la gestora socialista, el andaluz Mario Jiménez, ha asegurado que si el partido decidiera finalmente abstenerse, el ex secretario general Pedro Sánchez debería acatar la decisión, a pesar de su firme defensa del no a Rajoy.

De hecho, en febrero de 2013 un grupo de diputados del PSC fueron sancionados con 600 euros por romper en el pleno de la cámara baja la disciplina de voto en la resolución de CiU que pedía abrir negociaciones con el Gobierno para llevar a cabo en Cataluña un referéndum legal de autodeterminación. Este caso provocó la dimisión del diputado del PSC José Zaragoza.

«Es un debate que no está planteado siquiera. No es una opción bajo ningún concepto. No es cuestión de que cada uno de los 84 diputados tengan la posición que cada uno interprete. No funcionamos así», ha dicho Jiménez sobre la libertad de voto.

En el artículo 76 de los estatutos, se subraya que los diputados «aplicarán las resoluciones y acuerdos debatidos y adoptados expresamente por los órganos de dirección del partido».

Para aquellos casos en los que no hubiera acuerdo o los órganos ejecutivos no se hubieran pronunciado, «la disciplina parlamentaria se basará en el respeto a los acuerdos debatidos y adoptados por mayoría en el seno del grupo parlamentario».

También independientes

La normativa también afecta a los diputados que son independientes y que no tienen el carné del partido, como es el caso de Margarita Robles y Zaida Cantera.

Las reglas del grupo socialista no han impedido que en ocasiones se haya roto la disciplina de voto en asuntos muy concretos, lo que habitualmente se ha saldado con una multa de 600 euros.

El último precedente tuvo lugar el pasado 6 de abril, cuando cuatro diputados aragoneses se opusieron a una iniciativa de ERC que reclamaba más agua del Ebro para Cataluña y en la que el resto del PSOE se abstuvo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios