ELECCIONES EN GALICIA 2016 Un último paseo entre pastelerías de Rajoy

El presidente nacional del PP cierra su agenda propia en Galicia ante el 25-S visitando Lugo y Arzúa

Una vecina de Arzúa saluda a Rajoy durante su paseo
Una vecina de Arzúa saluda a Rajoy durante su paseo - Miguel Muñiz
J. L. JIMÉNEZ Lugo/arzúa - Actualizado: Guardado en:

A Rajoy le funcionan sus rutinas. Entonces, ¿para qué cambiarlas? En Lugo, la tercera ciudad que ha visitado en esta campaña, volvió a su fórmula. Y la gente se sigue parando, solicitando fotos, dando ánimos y toda la parafernalia ya contada. Ante la querencia por las pastelerías del presidente del Gobierno en funciones —en la capital lucense visitó dos en media hora, Madarro y Ramón, sumada a la del día anterior en Mondoñedo—, la pregunta es si Rajoy está de dulce.

«Estamos muy animados», le responde a quien le pregunta. Se le nota. «A mí la campaña en Galicia me gusta mucho», le reconoció a la prensa, «hablo con mucha gente y me dicen muchas cosas». Una generalidad muy correcta. La presencia insistente en Lugo no es casual: el equipo de Elena Candia se juega mantener el noveno escaño en la provincia a pesar de la bajada de diputados por población. Y no parece tan lejano.

Su último recorrido de esa agenda suya tan personal fue en Arzúa, en las Terras de Melide, uno de los pocos municipios que ha visitado donde no gobierna el PP. La villa es la penúltima parada del Camino de Santiago antes de llegar a Compostela. Dos peregrinos de Madrid no ocultan su sorpresa y rascan la foto. «Es tal cual en la tele», murmura el paisanaje agolpado a la entrada del mercado.

Una foto final, la de Rajoy degustando pulpo y ribeiro tinto peleón en una caseta junto a Diego Calvo. El modo rural termina. Hoy, fin de fiesta junto a Feijóo en Lugo. Y el 25-S, a esperar.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios