Economía

Los trabajadores de UGT Industria convocan dos días de huelga como protesta por el ERE

La asamblea de los trabajadores critica la intención de la dirección del sindicato de aplicar la versión «más dura» de la reforma laboral del PP.

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, en una concentración contra el TTIP
El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, en una concentración contra el TTIP - EFE
EUROPA PRESS Madrid - Actualizado: Guardado en:

La asamblea de trabajadores de la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT (UGT-FICA) ha aprobado este martes en una reunión de carácter extraordinario la convocatoria de dos jornadas de huelga en protesta por el bloqueo en la negociación del ERE a 110 trabajadores y por la intención de la dirección de la organización de aplicar la versión «más dura» de la reforma laboral del PP.

En concreto, la huelga ha sido convocada para los días 26 y 27 de septiembre, coincidiendo con el final de la negociación del ERE extintivo presentado por la actual dirección de la federación contra sus trabajadores y que afecta a 110 de un total de 208.

La asamblea de trabajadores, a quienes se les adeuda todavía la nómina del mes de agosto, ha criticado además la postura del secretario general de UGT, Pepe Álvarez, a quien se le dirigió un escrito la semana pasada pidiendo su mediación en el conflicto, por haber «dado la espalda a sus trabajadores, muchos de ellos con más de 20 años de afiliación al sindicato y de compromiso con la organización».

En este sentido, la asamblea ha reclamado a Álvarez que antes de querer «una UGT en la que estén cómodos los militantes del PP», debería defender «una UGT en la que estén cómodos sus trabajadores y militantes, y que aplique también a sus trabajadores ni más ni menos que lo mismo que él exige a las empresas que presentan EREs».

Críticas a la dirección

Asimismo, los trabajadores de UGT FICA han lamentado el empeño de la organización en la que militan por «negarse a negociar y presentar medidas no traumáticas y dignas para los afectados, y por haber optado por un camino que el sindicato viene combatiendo desde que se aprobó la reforma laboral y que aboca a los 110 trabajadores a un futuro incierto».

Además, han reprobado la actitud de la Federación Regional de Madrid, a la que muchos de los trabajadores afectados están afiliados, por «no haber movido un dedo en defensa de los intereses de sus afiliados y por haber paralizado, en una actitud cuando menos poco ética, el traspaso de los afiliados de FICA UGT Madrid a FeSMC Madrid». La mayoría de los trabajadores solicitaron el pasado mes de julio este traspaso, en protesta por la situación de «desatención» en la que dicen encontrarse, pidiendo así la protección de su sindicato en el conflicto.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios