Economía

UGT Industria presenta un ERE para más de la mitad de la plantilla

La indemnización propuesta por la compañía asciende a 25 días por año trabajado hasta un máximo de 13 mensualidades

Josep María Álvarez, secretario general de UGT
Josep María Álvarez, secretario general de UGT - Maya Balanya
EUROPA PRESS - @abceconomia Madrid - Actualizado: Guardado en:

UGT FICA ha presentado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para 110 trabajadores repartidos en once centros de trabajo en diez comunidades autónomas, algo más de la mitad de la plantilla, compuesta por 208 empleados.

Trabajadores afectados por el ERE han remitido un comunicado en el que reclaman que el despido colectivo se sustituya por otras medidas «no traumáticas, dignas y negociadas» con los representantes de los trabajadores, como jubilaciones anticipadas, suspensiones temporales de empleo o bajas voluntarias incentivadas.

Los empleados han rechazado en una asamblea conjunta con UGT Fica Madrid el despido colectivo presentado por la dirección del sindicato, ya que consideran que es una medida «desproporcionada», que carga «de forma traumática» en los trabajadores «la responsabilidad de la crisis económica por la que, al parecer, atraviesa la organización».

En opinión de estos trabajadores, las medidas que se han trasladado en el documento inicial conllevan «la aplicación de las condiciones más duras de la reforma laboral aprobada por el Gobierno del PP en el 2012».

Además, los empleados afectados denuncian que no han cobrado la nómina del mes de agosto (aunque sí han recibido la nómina por correo electrónico) y se encuentran en una situación de suspensión de sueldo, sin saber cuándo van a cobrar.

«Maquillar la reforma laboral»

La indemnización propuesta por la compañía asciende a 25 días por año trabajado hasta un máximo de 13 mensualidades, lo que, en opinión de los trabajadores afectados, supone «maquillar la reforma laboral». «Esto supone en la práctica y en el mejor de los casos un máximo de un año de sueldo tras muchos años de vida laboral en el sindicato», añaden.

Los trabajadores de UGT FICA cuestionan, además, la legitimidad moral del despido colectivo, que se comunicó en julio, «cuando muchos de los trabajadores afectados se encontraban de vacaciones». «Un sindicato que alza la bandera de la lucha contra la reforma laboral no puede aplicarla como ni siquiera haría la más antisindical de las empresas», señalan.

En opinión de estos trabajadores, un sindicato «que tanto ha denunciado y tanto se ha movilizado contra esta reforma laboral no puede imponerla a sus propios trabajadores sin que dañe irremediablemente, si no rectifica, su credibilidad».

Los empleados de UGT FICA piden al sindicato que «aplique dentro lo que reivindica fuera, es decir, condiciones dignas y no traumáticas para sus trabajadores».

Por último, han advertido de que en caso de que la empresa «siga empeñada en castigar a sus trabajadores con medidas que siempre ha condenado fuera», los trabajadores adoptarán las medidas de presión que consideren oportunas «para desbloquear la sinrazón de la empresa».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios