Avión de Ryanair en Barajas
Avión de Ryanair en Barajas - JUAN CARLOS SOLER

Los pilotos de Ryanair declinan los incentivos de la compañía para evitar nuevas cancelaciones

Posible sanción de 4,5 millones en España

MADRIDActualizado:

La llamada del jefe de operaciones de Ryanair, Michael Hickey, a sus pilotos para que aceptaran trabajar en sus días libres a cambio de un incentivo de hasta 12.000 euros, en el caso de los comandantes, y de 6.000 euros, para los copilotos, no ha encontrado apenas aceptación en la plantilla de la irlandesa, que buscaba con ello aliviar la crisis tras la suspensión de cerca de 2.000 vuelos hasta finales de octubre.

La mayor parte de este colectivo se ha inclinado por declinar los términos de la oferta, que estaba condicionada a que completaran más de 800 horas de vuelo en el año hasta finales de octubre de 2018 y establecía que el pago no se efectuaría hasta noviembre de 2018, según confirman fuentes de los pilotos y como han recogido diversos medios irlandeses e ingleses.

El rechazo, explican, se produce por las dificultades de cumplir con las horas reglamentarias de vuelo, si se adhieren a dicho bonus. La normativa europea determina que los pilotos solo pueden volar 900 horas al año y 100 horas en un mes.

Multa de Fomento

De manera paralela, la compañía avanzó en un comunicado que ha contratado a personal adicional para reforzar su servicio de atención al cliente. Kenny Jacobs, director de marketing, aseguró que «la totalidad de los 315.000 pasajeros afectados» ya han sido informados mediante «correos electrónicos». Mientras tanto, el expediente informativo abierto por el Ministerio de Fomento a la compañía por las cancelaciones (más de 500 operaciones en España, cerca de un 25% del total) podría suponer hasta 4,5 millones de euros, según confirmó el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. Será la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) la que determine la gravedad de la situación. Asimismo De la Serna confirmó que ha remitido una carta al presidente de Ryanair, Michael O’Leary, «dándole cuenta de la gravedad de la situación y de la apertura del correspondiente expediente».