Mínimo impacto mediambiental

Lidl inaugura en Alcalá de Henares su planta logística más sostenible de Europa

Con 70 millones de inversión, en dos años será la más avanzada y grande del continente

Los productos frescos suponen el 35% de las ventas de la cadena
Los productos frescos suponen el 35% de las ventas de la cadena - ABC
J.C. VALERO - Actualizado: Guardado en:

Lidl vuelve a demostrar que su apuesta por España es de largo recorrido y que ha logrado adaptarse a los gustos del consumidor español sin renunciar a su filosofía «discount», con la que llegó a nuestro país en 1994. La cadena inauguró este jueves en Alcalá de Henares (Madrid) su plataforma logística más sostenible de Europa, la número diez que tiene operativa en nuestro país. Con estas instalaciones gestiona parte de las compras que realiza a 600 productores españoles para abastecer, junto con la de Pinto, más de 150 tiendas de la zona centro y también los 10.000 supermercados que la firma tiene en 27 países.

Lidl compra al año 1,2 millones de toneladas de fruta y verdura, lo que supone el 6% de la producción total de la huerta española, pero distribuye el 80% de esa mercancía por toda Europa y el 20% en sus 535 tiendas. Igual ocurre con los más de 3.000 millones de compras a los proveedores españoles, ya que más de la mitad se destina a la exportación

Con una inversión de más de 70 millones de euros, la plataforma de Alcalá de Henares culminará en 2018 con la puesta en marcha de un silo automatizado que sumará 16.000 metros cuadrados de superficie a los 45.000 actuales. En términos de empleo, la actual plantilla de cien trabajadores se incrementará hasta los 275 en dos años, momento en que la capacidad de almacenamiento será de 50.000 palets adicionales de los 21.000 de ahora. Hasta el punto que por Madrid pasarán 2 millones de palets anuales.

La instalación de Alcalá de Henares ha sido merecedora de dos certificaciones medioambientales (Breeam y Verde), lo que la convierte en la plataforma más sostenible y avanzada tecnológicamente de Lidl en toda Europa y en un referente de construcción eco-sostenible del sector de la distribución.

Una sostenibilidad que se extiende a las personas, empezando por la retribución. Con la entrada en vigor a principios de año de su primer convenio colectivo, se estableció el mejor salario mínimo del sector (8,5 euros la hora). Pero la cadena también se muestra orgullosa de que el 90% de sus contratos sean indefinidos, además de fomentar la promoción profesional a partir de una inversión en formación que este año supera los 7 millones de euros.

Ahorro para el consumidor

Un surtido fijo de 1.800 referencias de producto nacional y de proximidad, sin duplicidades y unas compras agregadas para toda Europa siempre a los mismos productores, «hace posible que la mejora del precio se pueda trasladar al cliente sin merma de calidad», señala Miguel Paradela, director general de Compras de la cadena. A esa reducción de costes se une el ahorro energético y la optimización de la cadena logística.

El modelo de tienda de la cadena ha llegado a su cuarta evolución, tras una decidida apuesta por los productos frescos, verdadero caballo de batalla del sector, al propiciar la fidelización de los 3,5 millones de clientes semanales que pasan por sus establecimientos.

Evolución del súper

Lidl comenzó en España en 1994 de forma espartana, con los palets en el suelo y únicamente con producto seco y de nevera. Era un modelo de tienda fácil y barata de replicar, lo que facilitó su rápida expansión por el país. En 1997 se fue incorporando la fruta y la verdura; los congelados en 2000, la carne fresca y el pan y las pastas horneadas (2005) y el pescado fresco (2012). De esta forma, Lidl se ha adaptado a los gustos y preferencias del consumidor español.

El segundo modelo de tienda arrancó a principios de este siglo con el objetivo de adaptarse al aumento del surtido y a la llegada de los frescos, y fue ya en 2011 cuando se implementó la tercera generación, centrada «en mejorar la experiencia de compra del cliente». El nuevo supermercado de Coslada -que abrió sus puertas este mes de septiembre- es considerado por la propia compañía «el más sostenible de toda España» y por eso lo utiliza como «experiencia piloto para evaluar» cómo funcionan los avances que incluye, como por ejemplo, cargadores de vehículos eléctricos y el uso de paneles solares fotovoltaicos para generar energía.

Lidl es hoy el quinto operador en el sector de la distribución en España, con una cuota de mercado superior al 4% y cuenta con 11.500 empleados. En el plazo de dos años inaugurará su plataforma logística número once en el Circuito de Cheste (Valencia).

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios