Un Boeing 737 de Ryanair aterriza en el aeropuerto de Dublín, Irlanda, el 28 de septiembre del 2017
Un Boeing 737 de Ryanair aterriza en el aeropuerto de Dublín, Irlanda, el 28 de septiembre del 2017 - EFE

España abre un nuevo expediente a Ryanair por las cancelaciones de vuelos

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea pedirá a la Comisión Europea que imponga multas por las supresiones «masivas» de conexiones

MADRIDActualizado:

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), dependiente del Ministerio de Fomento, ha abierto un segundo expediente informativo a Ryanair, después de que la aerolínea de bajo coste anunciara ayer que se dispone a suspender hasta el 18 de marzo 34 rutas, 18.000 vuelos, lo que afectará a 400.000 usuarios durante este periodo. La AESA ya había abierto un expediente a la compañía irlandesa el pasado 18 de septiembre cuando anunció la cancelación de 2.000 vuelos.

En un comunicado, el organismo ha subrayado que «realizará nuevas inspecciones para verificar que la compañía cumple de forma estricta el reglamento europeo sobre derechos de los pasajeros». Si se detectan irregularidades, en este sentido, las sanciones podrían elevarse, como en el caso del primer expediente, a un máximo de 4,5 millones de euros.

La AESA pedirá, de manera paralela, a la Comisión Europea que incluya en la normativa vigente (reglamento 261/2004) la consideración de «infracción sancionable» a «las cancelaciones masivas de vuelos por causas imputables a las compañías aéreas, más allá de la actual obligación de las aerolíneas de cumplir con la normativa de derechos de los pasajeros».

En el comunicado, el Ministerio de Fomento recuerda que todos los pasajeros afectados por las supresiones de los vuelos «tienen derecho a ser informados» y deben exigir que la compañía les facilite «un impreso con las condiciones de asistencia y compensación, derecho de asistencia, recibir comida y bebida suficiente, realizar dos llamadas telefónicas o acceso al correo electrónico y, si fuese necesario, a una o más noches de alojamiento, así como al transporte entre el aeropuerto y el lugar de alojamiento, y derecho al reembolso del billete sin coste alguno o a transporte alternativo hasta el destino final».

Al mismo tiempo, el Ejecutivo español hace hincapié en que los usuarios deben ser compensados económicamente si la compañía no avisa con al menos 14 días de antelación. Esta indemnización se situará entre los 250 y 600 euros en función de la distancia del trayecto. Fomento detalla, asimismo, que «en caso de no recibir respuesta» por parte de la compañía aérea o si esta no es satisfactoria puede «presentar una reclamación ante AESA de forma gratuita y sin coste alguno».