FOTOLIA

El ecosistema de startups crece en España un 20% y la inversión se dispara un 45%

España es el único país europeo que cuenta con dos «hubs» tecnológicos entre los diez mejores del continente

MadridActualizado:

El ecosistema de startups en España ha crecido más de un 20% en el último año y suma ya la cifra récord de 3.258 empresas emergentes, radicadas en su mayoría en Barcelona (34%) y Madrid (31,5%), que lograron captar en 2017 cerca de 780 millones de inversión, un 45% más que el ejercicio anterior.

Valencia, con el 5,5% del total de empresas, y Bilbao, con el 3%, están creciendo también como base de empresas emergentes, pero por ahora el mayor «hub» de España es el barcelonés, con cerca de 1.300 empresas emergentes y una inversión captada de 453 millones, el 58% del total.

De hecho, España es el único país europeo que cuenta con dos «hubs» tecnológicos en su territorio, que además se sitúan entre los diez mejores ecosistemas del continente. Concretamente, Barcelona ocupa la quinta posición, mientras que Madrid se sitúa en sexto lugar, por detrás de Londres (Reino Unido), París (Francia), Berlín (Alemania) y Dublín (Irlanda).

Europa contaba a cierre de 2017 con 78 «hubs» tecnológicos, una treintena más que el año anterior, pero aún así Barcelona y Madrid logran mantenerse en el selecto club de los diez mejores, según ha destacado el director del encuentro internacional de emprendedores 4YFN, Esteban Redolfi, durante la presentación del informe que la Mobile World Capital Barcelona ha realizado sobre empresas digitales.

Las emergentes españolas captaron en 2017 una inversión global de 779,3 millones de euros, una cifra que es un 45% superior a la de 2016, cuando ascendió a 502 millones. «Es uno de los grandes récords de cualquier ecosistema a nivel mundial. Estamos construyendo un ecosistema de gran valor y los inversores están viniendo», ha indicado Redolfi.

El máximo responsable de 4YFN ha comentado que el número de operaciones de inversión ha descendido en los últimos años, pero que en cambio éstas han sido de mayor valor, lo que pone en evidencia la «madurez» del ecosistema tecnológico español.

Así, el tique medio de capital invertido por operación ha pasado de los 1,8 millones de 2016 a los 3,6 millones en 2017. Empresas como Glovo, Cabify, Verse, Fintonic o Typeform lograron cerrar el último año rondas de inversión superiores a los 10 millones de euros.

Redolfi ha explicado también que España es «tremendamente competitiva» en coste salarial y que es altamente atractiva por su calidad de vida, situación geográfica y buena relación calidad-precio de todos sus servicios. Su gran reto, ha subrayado, es la generación de talento propio.

Ha remarcado, en este sentido, que el 80% de los españoles de entre 20 y 30 años van a trabajar en el futuro en trabajos que o bien no existen todavía o derivarán de las nuevas tecnologías, lo que obliga a dotarles de nuevas habilidades que respondan a las necesidades del mercado.

España es uno de los líderes europeos en captación de talento internacional -ocupa la tercera posición, por detrás de Reino Unido y Alemania- y es el cuarto exportador de profesionales a otros países europeos.

No obstante, el balance es positivo, ya que el país atrae más talento del que exporta: «Atraemos el 9% del talento europeo y exportamos sólo el 6,4%, lo que quiere decir que retenemos talento», señala Redolfi.