Economía

Casi todas las federaciones de CC.OO. y UGT siguen sin mostrar sus cuentas

Los partidos políticos, CEOE, CSIF y ATA sí que cumplen la ley de Transparencia

Toxo y José María Álvarez, en una imagen de archivo
Toxo y José María Álvarez, en una imagen de archivo - IGNACIO GIL
JAVIER GONZÁLEZ NAVARRO Madrid - Actualizado: Guardado en:

La ley 19/2013 de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno tiene por objeto ampliar y reforzar la transparencia de la actividad pública, regular y garantizar el derecho de acceso a la información y establecer las obligaciones de buen gobierno que deben cumplir los responsables públicos. Esta ley se aplica a todas las administraciones públicas y a todo el sector público estatal, así como a otras instituciones, como son la Casa de Su Majestad el Rey, el Consejo General del Poder Judicial, el Tribunal Constitucional, el Congreso de los Diputados, el Senado, el Banco de España, el Defensor del Pueblo, el Tribunal de Cuentas, el Consejo Económico y Social y las instituciones autonómicas análogas, los sindicatos y las organizaciones empresariales.

Actualmente, todas esas instituciones publican sus cuentas actualizadas en sus respectivas webs, excepto CC.OO. y UGT, según ha comprobado este periódico tras analizar más de sesenta portales de partidos políticos, sindicatos y organizaciones empresariales. Así sucede con la CEOE, el sindicato de funcionarios CSIF y la mayor federación de trabajadores autónomos ATA.

La ley de Transparencia es sinónimo de caos en el seno de CC.OO. y de UGT. La mitad de sus 52 federaciones territoriales y sectoriales siguen sin publicar sus cuentas. El resto no sigue un criterio. Unos publican datos de 2013, otros de 2014, otros presupuestos de 2015, otros subvenciones de 2013. Además, ni rastro de lo que cobran sus secretarios generales, Ignacio Fernández Toxo y José María Álvarez, respectivamente. Se pueden contar con los dedos de una mano las federaciones que ofrecen los datos de 2015 y los presupuestos de 2016. Este es el caso de la federación de Cataluña de CC.OO. y las de Cantabria, Galicia, Cataluña y Comunidad Valencia de UGT.

Llama la atención que la federación de Andalucía de UGT no publique sus cuentas después de los graves casos protagonizados por algunos de sus anteriores dirigentes, como Manuel Pastrana y Francisco Fernández, imputados por facturas falsas. Además, su secretaria general, Carmen Castilla, presidió la mesa del reciente 42º congreso de UGT en el que José María Álvarez, que sustituyó a Cándido Méndez, prometió un sindicato más transparente. Lo mismo sucede con UGT de Asturias, que también esconde sus cuentas después de que su histórico líder José Ángel Fernández Villa fuera acusado hace unos meses de ocultar presuntamente a Hacienda 1,4 millones de euros. Casualmente, las federaciones de Madrid, tanto de CC.OO. como de UGT, «pasan» de la ley de Transparencia. La primera tiene colgada en su web el informe de auditoría independiente de las cuentas de 2014 realizado por Auditores 5 en el que no aparece ni una sola cifra a lo largo de dos escuetos folios. En la web de UGT Canarias aparecen las subvenciones recibidas en 2014 (2,026 millones de euros) y la declaración de bienes de su secretario general, Gustavo Santana.

Otros datos que se pueden conocer rastreando las webs de UGT son, por ejemplo, que la federación de Cantabria tiene un presupuesto para 2016 de 1,365 millones de euros y que en 2015 tuvo un beneficio de tan solo 434,83 euros tras recibir unas subvenciones de 303.357 euros.

UGT de Cataluña tuvo un beneficio de 1,942 millones de euros en 2014 y pérdidas de 1,427 millones en 2013 y de 913.236 euros en 2012. Aunque no aparecen las cuentas de 2015, sí que figura el presupuesto de 2016, que presenta un beneficio de 77.855 euros, con unos ingresos por cuotas de afiliados de 5,170 millones de euros.

En Galicia, este sindicato tuvo unos beneficios de 114.028 euros en 2014. Tampoco están las cuentas de 2015 y en el presupuesto de 2016 prevén unos ingresos de 1,297 millones por cuotas.

En la Comunidad Valenciana, UGT perdió 1,915 millones de euros en 2014, mientras que el presupuesto de 2015 preveía un resultado negativo de 1,759 millones. También muestran que en 2013 recibió 4,528 millones en subvenciones y 2,939 en 2014.

La propia Comisión Ejecutiva Confederal es muy poco transparente, ya que ha colgado en internet, bajo el título de «Nuestras cuentas», las subvenciones recibidas en 2014 (8,251 millones) y 2013 (7,6 millones) y el presupuesto de 2015, que prevé unas pérdidas de 1,279 millones. Y eso a pesar de que el sindicato afirma que «cumple, tal y como establecen las resoluciones de su 41º congreso celebrado en 2013, su compromiso de reforzar la transparencia en la gestión de todos sus órganos de dirección, difundiendo la información económica relativa a la Comisión Ejecutiva Confederal y el desarrollo y difusión de los planes que reciben aportaciones públicas. Todo en aras de facilitar información a nuestros afiliados y a la sociedad en general».

Por su parte, las tres nuevas macrofederaciones sectoriales, fruto de la fusión de las seis existentes hasta ahora, tampoco muestran sus cuentas. Solo la antigua MCA (metal y construcción) presenta su presupuesto para 2015, que era de 9.800 euros.

CC.OO. de Cataluña, impecable

La web más transparente de todas las analizadas de entre los dos sindicatos mayoritarios es la de CC.OO. de Cataluña. Es casi la única que tiene los resultados de 2015, ejercicio en el que ganó 897.140 euros (91.292 euros en 2014). Además, ofrece todo tipo de información –solo en catalán–, como los salarios de sus empleados en 2016 (entre 51.440,60 y 24.414,97 euros brutos anuales). Durante este año, las compensaciones de los 25 miembros de su comité confederal oscilan entre los 3.362,08 euros mensuales y los tan solo 232,99 de su secretario general, Juan Carlos Gallego, ya que su relación contractual es de crédito horario.

CC.OO. de Andalucía presenta las cuentas de 2013 (pérdidas de 4,7 millones de euros) y de 2014 (-2 millones).

CC.OO. de Castilla y León informa de que en 2015 ingresó 4,55 millones de euros por las cuotas de sus 55.584 afiliados, que su presupuesto es de 14,585 millones y que sus 177 empleados suponen un gasto de 5,16 millones de euros. En Asturias, CC.OO. ingresó 4,203 millones de euros en 2014, frente a unos gastos de 4,256 millones.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios